Artículos

EL PASEO

19/01/2020

Imprimir artículo

Ando por la ciudad gastando el polvo de las baldosas. Voy por los árboles, miro los escaparates. Observo la placidez de los hijos de la tierra y el caminar de la gente contemplando o comprando las fundas de sus cuerpos. Paseo por plazas aprisionadas en cemento, y por parques llenos de color bullendo de niños que, además de hacer estallar mis oídos, me ofrecen la felicidad de mirar el ser en su inicio lleno de inocencia y movimiento, de ilusión y gozo primigenio. Paseo sin pensar en mí ni en mis problemas. Voy abducido por la vida de afuera. Observo si la gente va deprisa, deseando llegar a su destino, o si vagabundea sin objetivo. Si muestra hambre insaciable de consumo, si solo toma el sol en un día cualquiera, o si en la mañana se sienta en un velador para hablar con los amigos, y acompañar al café, además de con un donuts o una tostada, con una ensalada de humos que contienen los productos de los motores en combustión interna de los vehículos: óxidos nitrosos (NOx), monóxido de carbono (CO), dióxido de carbono (CO2), y diversos compuestos orgánicos volátiles que como un ejército invasor toman el aire. Todo ello, por cierto, muy digestivo.

Como Robert Walser, uniendo poesía, escritura y paseo, salgo al mundo huyendo de mi buhardilla, o de los espíritus de los sueños (no es lo mismo soñar dormido que soñar despierto), donde la introspección es la reina de mis sombras, y vivo con los diversos seres que me habitan pugnando por un inútil predominio. Salgo afuera para salir afuera de mí. Quiero olvidarme de los demonios de la soledad (aquellos que no dejan gozar otra soledad que descubre palabras del alma). Deseo llenarme de vida en ese paseo, porque no encuentro otra mejor razón para vivir que esa, la de avanzar por la vida sintiendo que no soy un poste perdido en el desierto, sino un pájaro que va por la tierra braceando y mirando al cielo.

Antes amaba una soledad oscura. Me alejaba de los seres y de las cosas. Huía de todo lo vivo para encontrar solo en mí la vida. En el interior de esa sombra que corre por mis venas dialogaba con el ser que siento me ha creado. Había una profunda batalla entre preguntas, silencios, dolores, esperanza, vacío y el deseo de una magnanimidad alojada en lo más hondo de la nada. Me molestaba el ruido del tiempo y me escondía en las ruinas de mi soledad. Ahora no puedo pensar con gozo, o escribir, si no palpo el mundo con mis ojos de poeta deslumbrado, si no lo beso con mis palabras o lo mastico con mi alma. Ya no sé escribir sin mirar afuera.

Últimas publicaciones

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

El sueño de la muerte (2013), El sueño del amor (2014) y El sueño de la vida (2015), publicados en Hiperión, se pensaron por su autor como una trilogía que ahora se reúne en un solo libro en el que destaca su coherencia poética. La Trilogía contiene una via...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-105-7

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

Si desea recibir información de esta página: