02/07/2016

¿DEL BOSQUE O CASILLAS?

Las ilusiones viajan por una montaña rusa. Llegan al cielo, y cuando menos esperas, bajan de golpe a la tierra. Nuestra relación con la selección era la de un cuento de hadas. Pero ya sabemos que en la vida se dan tantos matices que nada puede ser perfecto. Pues a pesar del run run en el sentido de que entre Casillas y Del Bosque había más buenas formas que enamoramiento, casi nadie esperaba el acto de sinceridad del seleccionador, y los que conocemos su bonhomía y paciencia, imaginamos que lo ha hecho porque ha considerado que ha habido una falta de respeto a él o a su gente. En todo caso, como aficionado y periodista (lo siento por Iker), tengo claro estar al lado del Del Bosque. Sobre todo porque en este tipo de pugnas el entrenador busca, acierte o no, el bien del equipo. Y es difícil que el jugador no tenga en cuenta el bien personal.

De todas formas me entristece esta pólvora final. Es un indigno último capítulo de una selección que nos llenó los sueños y el alma. Yo escribí sobre ella el libro que más he gozado escribiendo en mi vida, "La gloria al rojo vivo", un diario sobre el mundial ganado que salió a la luz al día siguiente.

Es demasiado hermoso lo que pasó. Vendrán muchas generaciones hasta que vuelva. Cualquiera sabe si vuelve un predominio igual. Aunque está claro que por dentro, cuando hay tanos intereses, siempre hay un volcán presto a soltar su fuego. Pero este fuego directo, que devolverá Casillas, no merece cerrar el ciclo más grande del fútbol de nuestra historia.

La gente está extrañada. Me pregunta el paisano en la barra que si Del Bosque o Casillas. Joder los dos, le digo. Y que olvidemos esto ya. De lo poco que nos queda para recordar hinchando el pecho son estos últimos años de la selección. Dejémoslo así y que busquen al próximo. Yo ahí no tengo ninguna duda. Camacho es el que puede sacar mejor esto adelante.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 08/05/2021 a las 23:05h.