05/03/2016

CONTRA EL VIENTO

Uno siempre cumple o se enfrenta al mandato del destino, y tiene que luchar contra la fatiga de los vientos contrarios. Cruzar la densa niebla de la realidad. Y lo más fácil siempre es dejarse llevar, que los vientos dirijan la nave. Por eso quizá cualquier otro que no fuera Florentino Pérez habría aceptado que vivimos en la era del Barça. Habría entendido que le aguarda el fracaso porque el azar, los dioses, los tiempos han decidido que muchos genios jueguen el mismo equipo. Messi, Iniesta, Busquet, Piqué, Xavi…ahora Neymar, Suárez… y una idea triunfadora de solidaridad han conseguido que un montón de proyectos se estrellen contra el muro del fracaso.

Cualquier análisis de la gestión de Florentino Pérez tiene que tener en cuanta esa realidad. Como tiene que tener en cuenta el Madrid depreciado que se encontró, y por supuesto la evidencia de esa presión agónica que envuelve a este equipo en casi todos sus actos. Esta tensión no está producida solo por la exigencia extrema de sus socios (algo positivo al cabo), sino también por tantos cuya felicidad es la infelicidad del Madrid, esos que son más felices cuando pierde el Madrid que cuando ganan sus respectivos equipos.

Sin embargo, en ese clima desfavorable, Florentino ha conseguido mantener el rumbo. Ganar dos Chasmpions, crear el equipo más rico y famoso del mundo, hacer pasar malas tardes o noches al Barca o que los grandes jugadores sueñen con vestir la camiseta blanca no es algo fácil en este entorno. Florentino Pérez lo ha conseguido. Creo que sin su presidencia el Madrid no estaría en la persistente batalla con los tres o cuatro grandes de Europa, ni luchando en lo más elevado contra el mejor Brça de su historia, que para muchos es el mejor de la historia. Analizar las cosas sin entender esto es mal análisis. Por eso creo que tanto como Florentino (por su madridismo) necesita al Madrid, el Madrid necesita a Florentino.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 25/09/2020 a las 05:09h.