27/02/2016

SIEMPRE NOS QUEDARÁ KEYLOR NAVAS

En el partido del Calderón Keylor aguantó el empate. Benítez se sentaba en el banquillo y se devanaba los sesos para tejer un equipo con hilos de hierro. Recuerdo a ese Madrid calculador, y como Vietto marcó en el 83. El atlético entonces llegaba a la portería de Keylor como un torrente. La defensa apenas podía aguantar las fugas de agua que aparecían por todas las cañerías. Benzema marcó demasiado pronto. El gol tempranero, que ha de ser positivo (en esas el Barça te mata), hizo nacer entonces a un Madrid conformista. Y eso con el Atlético es terrible. Porque el ardor que ha soliviantado Simeone consigue que el Atlético jamás pueda quedarse sin aliento. El argentino puso a Griezman, a Correa y a Torres en ataque. Ese tridente se fue desatando desde que marcó Benzema. El Madrid se diluyó como un azucarillo. Keylor paró un penalti.

Ahora la liga es un río que avanza hacia Barcelona. Luis Enrique no para de quejarse pero los hados del destino, y sobre todo el furor asesino de Messi, le han puesto en la frontera de una temporada inmensa. Puede superar a la anterior. Pero en este derby se enfrentan dos de los pocos equipos que pueden frustrar las ansias catalanas. El Madrid es otro Madrid. Más valeroso. Más solidario. Más fuerte. No tirará la toalla mientras las matemáticas lo permitan. El Madrid de Zidane. El talento más libre. La fe desbocada. La unión y la fuerza al lado de un líder que aguanta con su sonrisa los dardos que caen en las ruedas de prensa.

Pocos equipos son un medidor para saber de ti como el Atlético. Aprieta como pocos. Echa sal en las heridas. Aprovecha las debilidades. Se agarra minuto a minuto al césped sin desfallecer. Pero creo que este partido no será como el anterior. El Madrid tiene más hambre. Zidane necesita esta victoria para testar su fuerza y mantener los elogios. Y en todo caso siempre quedará keylor Navas.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 17/02/2020 a las 20:02h.