16/01/2016

LA PATÉTICA FIFA

Cuesta creer que un club como el Madrid (o el Barça o el Atlético) participe de un extraño tráfico de menores, y produzca un desarraigo que pueda ser perjudicial para ellos. Cuando se conozca la sentencia del Comité de Disciplina de la FIFA podremos quizá seguir manteniendo nuestro estupor. Para cualquier chaval de aquí, o de cualquier lugar del mundo, sobre todo de países en los que los niños viven esclavizados, sufren la realidad del hambre y la ausencia de futuro, poder jugar en la cantera de estos equipos tiene que ser un sueño impagable.

Desde fuera huele el asunto a estupidez jurídica, a gran error, a algo que como mínimo tiene que ser calificado de insólito. La FIFA, como vemos en multitud de historias macabras y corruptas, parece un mundo oscuro en el que un montón de gente vive a cuerpo de rey del fútbol sin aportar apenas nada.

La imagen de la FIFA es nefasta. Por eso debe estar tranquilo el Madrid en el sentido de la imagen pública. No creo que nadie se crea la patochada. Al contrario, se sabe que poder entrar en ese mundo de sueños futbolísticos para los chavales es, antes que otra cosa, una manera de adquirir unos valores éticos. Ya me habría gustado que mis hijos me hubiesen salido futboleros, y hubiese podido tener un trato tan excelente como sé, todos sabemos, se da en las instalaciones para los chavales del Madrid.

Después de darle muchas vueltas la FIFA se descuelga con la sanción, pasando además por encima de la FEF, que ha sido partícipe de todos los expedientes. ¡En qué manos está algo tan grande como el fútbol! Qué patético es que la FIFA quiera aparecer salvaguardando los valores de la infancia, cuando ha dado al mundo un terrible ejemplo de inmoralidad por parte de sus más altos dirigentes. Mucho valor tiene que tener el fútbol si funciona a pesar de estos personajes, personajillos y personajetes, que diría el gran José María García.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 05/12/2021 a las 02:12h.