11/12/2001

La tele de Castilla-La Mancha

Tal y como está el patio televisivo -digamos que es una especie de erial en el que crecen verduras anémicas, bazofias estruendosas, famosillos sin sustancia, vagos parlanchines, chismorreos mendaces y demás bajuna de la especie-, no parece razonable saludar con gozo el nacimiento de una nueva televisión. Si se trata de que esta tele que tenemos, la que por norma maltrata la cultura y exalta la ignorancia, va a tener un nuevo hijo, no habremos de lanzar las campanas al vuelo para saludar el alumbramiento.

En este sentido, mejor no mirar a las otras televisiones autonómicas, pues correrían peligro nuestras apacibles neuronas de ser masacradas. Sin embargo, si alguna región necesita una televisión que exalte y consolide su conciencia autonómica, es ésta. Nuestra región nació gracias a aquel aforismo del café para todos. Lo que pasó es que algunos lo tuvieron brasileño y otros lo tuvimos de malta. Por esa razón, y por la dificultad de vertebrar nuestro amplio y distante espacio físico, es más necesario vertebrar nuestro espacio virtual, que hoy en día es hasta más importante. En consecuencia, demos la bienvenida a nuestra televisión regional. Ah, y esperemos que no siga el reguero de la bazofia imperante.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 17/02/2020 a las 19:02h.