29/03/2013

LAS NOVIAS DE MOU

Después de inaugurar una magna exposición sobre sí mismo, Mou sintió necesidad de mostrarle al mundo el semblante de un enigma. Más allá de los trajes grises y las camisas azules, de los cabellos canos, hay algo que es semblante de sabiduría, cual es todo aquello que a lo enigmático se une, y por eso Mou quiso llenarnos de oscuridades y sentencias. "Hay cosas que pueden estar a punto de pasar, y nadie se imagina...", dijo con rostro de sacerdote del destino y dedo índice bailando en el viento. En el templo de Apolo en Delfos quien levantaba el dedo era un profeta.

Qué será, será, lo que va a pasar y no nos imaginamos, nos preguntamos todos al instante. Y sobré qué va el asunto. Y entonces caímos, el problema es si Mourinho se irá a otra corte a final de temporada. ¿Quizá a aquella lluviosa y neblinosa con la que ha realizado más infidelidades y tocamientos? ¿Busca Mou encender los celos del emperador, o quizá solo saciar el vicio de las tocaduras gratuitas de cataplines al personal?

Nadie lo sabe. Pero lo que si sabemos, porque así es la vida, es de la certeza del enigma de Mou. Pues mañana se evaporará o seguirá como el conejito del tambor. Otra temporada alimentándonos el morbo, llenándonos de enigmas y genialidades. Y vemos que es así como se siente a gusto, pues es él mismo, según dice, quien los alimenta.

En fin, demasiado tranquilo y encauzado está el Madrid para que su entrenador no remueva sus aguas mansas. Parece que solo en la traca vive a gusto Mou. Debería plantearse entrenar al Valencia, allí la pólvora habita con la costumbre. Pero creo que no. Ni novias francesas ni italianas ni inglesas. Española, que cuando besa… Quizá lo que nadie se imagina es que Mou se quedará otro año aquí. Aunque solo sea por el placer de restregarnos por los morros las estupendas novias que ha dejado compuestas, y sin novio.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 15/08/2022 a las 10:08h.