09/06/2012

EL AMIGO AMERICANO


Obama marca la buena senda a esta Europa cicatera que se ha quitado los viejos sueños de la mochila. No se puede seguir cortando y cortando, cargándose todo lo bueno que se ha hecho en los últimos años, que algo habrá habido, a cambio de una futura promesa de que si vencemos el déficit comenzará la bonanza. La realidad es que hay previsiones serias que sitúan la recesión del año que viene en el -5%. Y eso sí que sería el desastre total. Los recortes, vendidos como reformas, se han cargado el consumo público y privado de tal manera que el país se destroza poco a poco sin que nadie dé con la manija de arreglar el embrollo. Andrés Conde, director de Unicef, nos informa de que por primera vez la infancia española es el más pobre de los segmentos poblacionales, superando incluso a la de Rumanía o Bulgaria. Y en esta situación, el socio europeo, sobre todo la infausta Merkel, con sus neuronas de cemento, sigue dale que te pego con la cantinela del recorte. Lo de inducir al crecimiento cualquiera sabe cuándo.

Y como desde aquí no se le contesta, y se usa un servilismo económico infructuoso, tiene que venir Obama a decirles la verdad a esos espermatozoides de hielo que son los políticos conservadores de los países ricos europeos. Sobre todo el pavo de Van Rompuy, que tiene de brillante y activo lo que yo de torero. Lo primero que dice Obama es de lógica aristotélica, que las reformas que estamos haciendo son de tanto calado que necesitan tiempo para tener éxito. Que si se está "solo cortando, cortando y cortando, y la gente cada vez compra menos porque sienten una enorme presión, irónicamente eso va a hacer más difícil que esas reformas lleguen a tener resultados". De cajón señores. Cuándo narices se nos va a decir que movilizando el consumo también se resuelve nuestro déficit público. Se nos dirá quizá cuando ya estemos ringaos, mañana como decía Larra. Y tiene que ser Obama quien diga la verdad a esos témpanos centroeuropeos. No sólo para el bien de España, sino también de Europa. Porque si España cae, en pocas horas cae Italia, aunque quieran escaquearse, y entonces, como cuenta José Carlos Díez, "estaríamos hablando de un terremoto financiero 20 veces superior al de Lehman Brother".

La tozudez alemana está siendo nefasta. Y nosotros lo estamos pagando ahora una vez Irlanda, Portugal y Grecia ya están en el basurero de Europa. No quiero recordar que esa tozudez, con el fondo de las armas, llevó dos veces al mundo al desastre. A ver si esta vez nos van a llevar a otro con un fondo financiero. Esperemos que no, y que esa estatua de acero que es Merkel entienda de una vez lo que todo el mundo le dice. Y aunque sea tarde se suba al tren que lleva a mejor paisaje para todos.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 17/02/2020 a las 19:02h.