30/08/2009

LA MALDAD

¿Qué se ve en los ojos de la gente depravada? ¿Qué es realmente la maldad? ¿Una enfermedad mental, un virus perverso que se distribuye en pequeñas dosis normalmente por el cerebro, pero que de vez en cuando entra a borbotones en determinadas cabezas? Si pregunto por qué existe la maldad un sacerdote me diría que lea la Biblia. Un filósofo que lea a Platón y su teoría de los contrarios. Y un siquiatra, que le pregunte a Freud sobre la terrible complejidad de la mente humana y las abigarradas sombras que laten en el subconsciente. Un poeta, Baudelaire, me hablaría de una maldad que es, a la vez, liberación de una opresión social y germen para la producción de una belleza literaria. Pero nadie sabría decirme qué es la maldad exactamente, de dónde viene, por qué existe, por qué es tan fecunda. Habría que conocer a fondo el origen de la vida. Igual que tampoco nadie me podría decir qué es la bondad exactamente, porque no ha existido ni existe un ser absolutamente bueno. Todo se mezcla y al final la realidad es cuestión de dosis de una cosa o de otra. Pero sí hay una cosa muy cierta que se relaciona con la maldad y quizá sea la que mejor la define. Es el dolor. La maldad produce dolor, se siente bien produciendo dolor. La gente malvada no tiene sensibilidad ante el dolor. El dolor que producen a los demás no les motiva un cambio en sus actuaciones, antes al contrario, se sienten a gusto produciendo ese dolor. Y sean la maldad y la bondad conceptos más o menos relativos, relacionados con el dolor se aclaran. Para mí el malvado es el que produce dolor a los demás, muchas veces de manera sistemática. Hitler es un buen ejemplo. Y los monstruos de South Lake también. Son sicópatas porque la ciencia médica así los ha definido. La sicopatía define la maldad. La maldad patológica de estos monstruos como los Garrido, que tuvieron esclavizada 18 años a una joven secuestrada con once años. Y la maldad genérica, la que nos rodea día a día siempre intentando que no seamos felices, que sintamos dolor. Hace tiempo leí un estudio que decía que el 15% de la población tiene leves tendencias sicópatas. Esto es terrible. Demasiada gente jodiendo al prójimo. Habría que detectarlos y agruparlos en una isla para que se maltraten los unos a los otros, como antes nos maltrataban a nosotros. En fin.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 28/01/2022 a las 09:01h.