18/02/2008

SUBASTA

El marketing y lo mediático actual son inventos yanquis. Por eso estas disciplinas están llenas de palabros ingleses que aguijonean nuestra lengua. Algunos se castellanizan y otros se mantienen en su origen para que los pedantes puedan demostrar que son gente culta porque dominan idiomas. Esto me trae a la memoria algo que contaba Ortega. Dijo de un colega que era un imbécil y alguien le respondió que cómo era posible si hablaba cinco idiomas. Ortega respondió que entonces era un imbécil en cinco idiomas. El gran filósofo desveló un enfrentamiento entre la realidad y la apariencia. Luego escribió mucho sobre el hecho de que la apariencia consigue, en demasía, vencer a la realidad. Porque la verdad, como escribió Demócrito, yace en un hondo pozo. Y ahora más que nunca, porque se ha incrustado en nuestras vidas algo que se llama irrealidad mediática. El “Storytelling”, por decirlo con un palabro yanqui. Una realidad-ficción, como dice Vidal Beneyto, que parte de la premisa de que los medios no informan sobre la realidad de lo que acontece, sino que la producen. Sólo hay que hacer un poco de zaping para entenderlo. Y en estas, el público, nosotros, nos convertimos en espectadores de una magia mediática que las más de las veces desprecia nuestro cerebro. Suenan los sonidos de un flautista de Hamelín que con grandes palabras, grandes sueños y grandes conceptos nos quiere llevar al catre. Pero no hay que dejarse. Ya ha pasado la hora de las grandes palabras y ha llegado la hora de los grandes hechos. Baroja, que era algo ateo, se maravillaba con una frase del evangelio: “Por sus hechos los conoceréis”. Así que me parece bien que Zapatero y Rajoy quieran convencernos con propuestas concretas. Nada de que eso sea una subasta, como dicen los tertulianos sabelotodo. No queremos que nadie nos prometa el cielo sino que nos diga por dónde van a ir las carreteras o cuanto vamos a pagar de impuestos o qué se va a hacer con la mendicidad o si la gente se va a tener que morir sin sedantes en los hospitales. Escuchemos lo concreto. Obviemos los mensajes vacíos.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 28/06/2022 a las 21:06h.