05/08/2007

EL MAR

Los de tierra adentro sentimos mejor que nadie la belleza del mar. Por eso vamos en peregrinación en cuanto llega el verano y aunque parezcamos un ejército de hormigas soportamos el agobio aunque sólo sea por sentir el rumor de sus olas. A mí, sin embargo, el mar que menos me gusta es el de agosto. Algunas veces me he sumido en el mercado de desnudos que es una playa atestada pero ya, desde hace algunos años, sólo deseo ver el mar en temporada no vacacional. Puedo así sentirlo a mí gusto y descubrir interminables sensaciones, porque además del mar físico uno puede ver inmensos mares. Una vez, en Chipre, frente al mar más azul que he visto en mi vida, sentí ese mar mitológico que nos cuenta Homero. Me lo imaginaba lleno de naves que avanzaban para destronar a Príamo y rescatar a Helena. Plagado de hermosas sirenas que cautivaban con su hermoso canto el oído humano. Parecía que por un momento el monstruo Caribdis aparecería cerca de Mesina y que Poseidón, hijo del tiempo, saldría de su fondo con el Tridente para guiar a los marineros. Aquel mar tan azul, en su simbología, contenía las más extrañas, inimaginables y esplendorosas historias que pudiéramos imaginar. En el azul intenso de aquel mar Mediterráneo se haya gran parte de nuestra historia y por él vinieron casi todos los que nos fueron haciendo a lo largo de siglos. Por él salieron muchos de nuestros antepasados a realizar la mayor gesta humana que han conocido los siglos. Otra vez, en Noruega, contemplé un mar distinto. Era gélido, gris, pesado, rugiente, estaba casi helándose bajo unas nubes oscuras. Seguro que Thor, el dios del Trueno, hermano de nuestro Zeus, estaba presto a comenzar su furia. Me recordó ese mar que describe Cervantes en el Persiles lleno de carámbanos, tempestades y peligros ocultos. Después he visto muchísimos mares, a veces calmos y otras irreductibles, pero todos con esa sensación de inmensidad que nos hace pararnos frente a ellos, callarnos, mirar, seguir mirando y seguir mirando y no dejar de sorprendernos de tan impresionante y gratuita belleza.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 28/01/2022 a las 09:01h.