01/04/2007

PROPAGANDA

La palabra propaganda, en sí, ya tiene una acepción negativa. Puesta en las ondas, vibrando en los periódicos, pastando ideología en los pasquines, sólo tiene efecto para convencer a los que ya están convencidos de antemano. En la Facultad de Periodismo nos enseñaban la diferencia que hay entre información y propaganda. La información dice lo que pasa sin aristas, desde la pura objetividad. Desde un punto de vista purista, dicen algunos que la objetividad no existe. Suelen argumentar aquello de Machado de que las cosas son según el color del cristal con que se miren. Pero yo creo que confunden la verdad con el deseo. Claro que existe la objetividad. Si ahora, cuando escribo, llueve a cantaros, y lo digo, estoy diciendo una verdad objetiva. No hay color y es imposible que alguien pueda decir lo contrario. Esa es la información: los hechos desnudos, sin nada que los vista de una u otra manera. Ahora bien, puede ser que, aunque llueva, no sea lo suficiente para llenar los pantanos, y desde un interés yo vista la noticia diciendo que llueve pero no lo que la tierra necesita. Ahí ya estoy mezclando información y opinión, y de alguna manera, lo que pretendo es usar la información en mi interés. Y si lo que digo es que llueve menos cuando gobiernan unos que cuando gobiernan otros, ya estoy realizando claramente propaganda. Uso la noticia, sea cual sea, en mi interés y siempre en demérito del contrario. Yo creo que está muy claro. Una cosa es la noticia, otra la opinión y otra la propaganda. Pues bien, aquí, y ahora (y sálvese el que pueda) estos tres conceptos se mezclan a diario por tierra, mar y aire. Nos llegan a los ciudadanos revueltos, con la perversa intención de manipular nuestros cerebros para que la noticia se convierta en propaganda. El caso del 11-M y la pretensión de algunos medios de relacionarlo con ETA, es un manual de perversidad informativa. Se ha descubierto el pastel. Pero estoy seguro de que la tenacidad de los propagandistas encontrará rendijas para seguir liando. Lo veremos.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 05/12/2021 a las 02:12h.