29/10/2006

BATALLAS

Si uno desea un buen chute de intoxicación informativa, pues nada, que se vaya al quiosco, compre un determinado periódico y seguro que se pondrá hasta los ojos de una visión sesgada, manipulada, truculenta, burda y oscura de la realidad. El nombre del medio no lo digo porque lo sabe todo el mundo y tampoco es cuestión de publicitar a nadie desde esta página. Pero la verdad es que si uno quiere sentir que la vida es una acequia llena de engaños, farsas torticeras, medias verdades y calumnias, sólo tiene que creer como cierta la peste que ese periódico lanza día tras día sobre los sufridos ciudadanos. Y si a uno no le gusta leer, que no crea, que también podrá degustar por las orejas una intoxicación informativa digna del más obtuso y maquiavélico gourmet de la información. ¿Qué quien es?, pues quien está pensando. Así que pone su emisora, cuyo nombre tampoco digo, la escucha con atención y llegará a la hora del almuerzo con una buena dosis de bilis en las entrañas. También tendrá angustia existencial por como el diablo maneja los hilos del país y le entrará un enorme deseo de pegarse con cuantos encuentre por la calle y sean del otro bando o la otra España o la otra trinchera, o qué se yo, que anda el asunto muy guerrero por aquí. Ya saben, sea por los ojos o por las orejas, uno podrá disfrutar de una excelente intoxicación informativa siguiendo a ambos medios. Además, también podrá disfrutar de una espectacular mala leche, cosecha del viejo siglo y con los cuajarones a punto de estallar como granadas. Aquí, como debe ser, los políticos juegan sus batallas a fondo, y es lo lógico. Pero luego, al final, son los medios los que quieren que salte la sangre como chispas de una fuente. Medios que meten dinamita en el desayuno continuamente. Quieren que salgamos a la calle con el cuchillo entre los dientes, que disfrutemos la batalla de jodernos los unos a los otros. En fin, me imagino que les irá bien en la guerra, aunque sea en lo económico. Aunque digo que tanto aliento a rencor igual no es bueno y mañana lo pagamos. En fin.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 05/12/2021 a las 03:12h.