31/07/2005

Injusticia

Fue Pedro pacheco el que dijo, en frase inmemorial, que la Justicia es un cachondeo. Sobre esa aseveración me comentó un día un experto jurista que lo que realmente es un cachondeo es la ley. Mejor, nuestro enrevesado sistema normativo. En el fondo, el juez, está sometido a la ley y no puede hacer otra cosa que lo que ella contemple. Además, para garantizar esta evidencia, todo se decide desde un punto de vista jerárquico, de modo que si en alguna instancia se incumple, mediante los recursos precisos se pueden llevar las aguas al redil judicial. En consecuencia (y en teoría) no le queda al juez otro papel que aplicar la ley y la correspondiente jurisprudencia. Así, una sentencia no puede ser una decisión personal del juez. Ha de ser una aplicación legal, le guste más o menos al juzgador. Otra cosa es, como decía, que nuestro sistema sea muy complejo. De los más enrevesados de Europa. He aquí una maraña de leyes, decretos, reglamentos y demás que pueden envolver al más versado en la materia. Pero al cabo, el juez no es más que un instrumento.

Por eso, a veces, creo que somos injustos al cargar sobre sus espaldas decisiones que a todas luces sudan injusticia. Así ha pasado en el caso de Farruquito, quien después de todo, no pisará la cárcel. Hasta pudo haber sido absuelto, pues toda la investigación policial se desarrolló en base a un pinchazo ilegal, nulo. Incluso, su confesión voluntaria ha servido –después de haber sido pillado in fraganti- para rebajar la condena. Increíble. Pero la norma es la norma y demasiadas veces existe una enorme distancia entre la verdad judicial y la verdad real. La primera es una espesa jungla de escritos en la que algunos se mueven como Tarzán en la selva. Y la segunda es la que emana del sentido común. Éste nos dice, en el caso de Farruquito, que una muerte no pude valer 16 meses de cárcel y cien mil euros. Pero así es la justicia, a veces una enorme injusticia. No sé si alguna vez ambas verdades podrán caminar ineludiblemente por la misma vereda. Dios y la ley lo quieran. Ea.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 05/12/2021 a las 02:12h.