26/06/2005

Paradojas


La raíz más profunda del Estado de Bienestar no está en la Inglaterra de Beveridge, sino en la Alemania de Bismark, a finales del XIX. Entonces, como ahora, subsistía el famoso dilema del papel del mercado y del Estado. Los economistas de la escuela histórica alemana sostenían, frente a los liberales ingleses de Adam Smith, que el Estado debía controlar los instintos salvajes del mercado. Éste, sólo tiene como fin moral la acumulación de riqueza aunque sea a base de reventar a la peonada. Por eso, las pensiones y otros importantes derechos obreros, surgieron en Alemania, acunados en los brazos de una derecha europea que por supuesto nada tenía o tiene que ver con la nuestra. Los ingleses siempre fueron reacios a poner cíngulos al mercado, y en el fondo, casi todos smithianos, creen que esto de la compraventa es el Bálsamo de Fierabrás. Además, tampoco podemos olvidar esa obsesión isleña por la individualidad y el hecho diferencial persistente, es decir, ser siempre diferentes a los otros, sobre todo si estos son los demás europeos.

Así que, en esta confusión ideológica que domina la época, tiene lógica que Blair se entienda mejor con Aznar que con Zapatero o Schröder, quienes supuestamente son sus homólogos ideológicos. La Europa que hemos conocido (y que ha financiado nuestro desarrollo) fue producto de un pacto entre la socialdemocracia y la derecha ilustrada europea, quienes con tesón y espíritu humanista consiguieron crear aquí las sociedades menos injustas de la historia. El único modelo democrático que existe para salir de la pobreza es éste europeo que algunos –Blair a la cabeza- quieren enterrar para siempre. Blair inventó la Tercera Vía sobre todo para cargarse la segunda, que era la buena, la que ha creado mayor nivel de justicia social en la historia. En el fondo, Blair es el principal enemigo de esta Europa solidaria que levantó unas maravillosas banderas con Delors. Aquí lo hemos vivido durante 20 años de crecimiento. Ahora, he aquí la paradoja, la zorra va a cuidar de las gallinas y éstas la miran con miedo. Horror.

Impreso desde www.manueljulia.com el día 17/02/2020 a las 20:02h.