Artículos

LA MIRADA DE LOS NIÑOS

14/08/2014

Imprimir artículo

No saben andar y ya van con el balón regateando muebles. Cuando se acuestan, en esa oscuridad, sueñan que son Cristiano Ronaldo y que avanzan por un campo en el que marcan el gol decisivo. Se levantan con el amor al balón en las pupilas y solo quieren salir a la calle, correr el campo, destrozar la cal de las paredes a base de balonazos. Una y otra vez golpean y golpean hasta que sus neuronas aprenden que el objetivo básico de la mente es ese instrumento de cuero.

Gareth Bale, en las verdes, frías, oscuras veredas de Cardiff, corría por los campos embarrados y en su mente el uniforme blanco del Madrid ya había echado la semilla. Cada vez que Zidane hacía una ruleta, o desplegaba la inmensa elegancia de su juego, Bale soñaba que algún día tendría ese escudo, y lo que seguro no imaginaba que en el futuro podría preguntar a Zizou, en el mismo vestuario, que cómo es posible mover tan bien el balón sin despeinar la yerba.

No han aprendido a hablar y ya deletrean los nombres de sus ídolos. James Rodríguez corría por la cancha con un balón más grande que sus piernas. Quería hacer como Ronaldo Luís Nazário da Lima, como Figo, regatear al universo, a los utileros, al cuerpo técnico, a todo lo que se mueva o tenga piernas. Un eslalon de Roberto Carlos asombrando a la mismísima cal se había clavado en su cabeza. El niño colombiano, como tantos españoles, llenaba sus pupilas con aquel primer Madrid que hizo Florentino para conquistar el universo.

Cierto es que aquello acabó como el rosario de la aurora. Las estrellas perdieron su luz y el equipo dejó de dar miedo. Sin embargo Florentino ganó la batalla de los sueños, del corazón, de las ilusiones, la batalla de la expectación, que es la gasolina que mueve las pantallas, las ondas, los periódicos de este mundo nuestro tan lleno de espejos.

Ganó Florentino la batalla de los niños. El sueño de los niños. La mirada de los niños del mundo. Y hoy recoge el fruto dorado de ese tiempo. Los niños que soñaban han crecido pero siguen soñando con el Madrid. Ahora están en el graderío, oyendo la radio, frente a la tele, exaltados quizá en el bar. Muy pocos, como Bale o Rodríguez, han conseguido ver su nombre en la taquilla del vestuario. Entonces, cuando eso ocurre, la sonrisa de Florentino tiene algo que no puede definir el dinero.

Últimas publicaciones

MADRE

MADRE

CONTRAPORTADA. Decidí de lo que iba a escribir, escribiría de ella. Aún no sabía ni la estructura ni el contenido, ni siquiera si sería un libro de poemas o una novela, pero tenía claro que escribiría sobre de ella y que el libro se llamaría Madre, el más ...

[EDICIONES HIPERIÓN]
ISBN: 978-84-9002-171-2

QUE NADIE DIGA QUE NO LUCHASTE CONTRA MOLINOS DE VIENTO

QUE NADIE DIGA QUE NO LUCHASTE CONTRA MOLINOS DE VIENTO

Nueve apasionantes relatos, basados en el terrible lenguaje de los hechos, en los que el periodista y poeta Manuel Juliá expresa la intrahistoria de los Quijotes del siglo XXI de los que se ocupa el programa de Mediaset, inspirándose en su idea original. H...

[Almuzara]
ISBN: 978-84-1834-678-1

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

El sueño de la muerte (2013), El sueño del amor (2014) y El sueño de la vida (2015), publicados en Hiperión, se pensaron por su autor como una trilogía que ahora se reúne en un solo libro en el que destaca su coherencia poética. La Trilogía contiene una via...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-105-7

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

Si desea recibir información de esta página: