Artículos

Tragaderas

17/03/1996

Imprimir artículo

Aunque gente del deporte, como Gil y otros vociferantes de la curia futbolera, han dejado el talante deportivo por los suelos del cuadrilátero, es evidente que el PP ha recuperado esa postura para la política. En este patio ambiguo de los pactos está demostrando guante blanco, fair play a toneladas, que en política, es aguantar que le digan a uno incompetente con la sonrisa en los labios y tendiendo la mano. Me imagino las dosis de aceite de ricino que estará tragando Aznar sin hurtar de su rostro la faz de la complacencia. Lo que dirán en la trastienda sus más recalcitrantes históricos, ayer fustigadores de Pujol hasta la saciedad y hoy pacientes como Job en aguantar las embestidas catalanas.

Mientras todo el mundo habla de estabilidad y nadie quiere elecciones en verano, los convergentes no se recatan en pinchar como avispas tenaces el desnudo trasero del estado mayor aznariano. Molins descalifica el liderazgo de Aznar. López de Lerma pide la cabeza del bautista Vidal Cuadras, y Pujol, que retrasa el ágape del pacto y la fumata, se va a ver a Felipe González, el "saliente", para que le aleccione sobre la personalidad del "entrante", o lo que es más concienzudo, pedirle colaboración en esa pira funeraria que sería una investidura con las abstenciones volando por las cortes como aves de incierto presagio. Sólo Duran Lleida se mantiene en ese terreno de la ambigüedad caritativa. Durán, el calvo exquisito, una vez que ha hecho tragar saliva a las huestes de Génova deja siempre una puerta abierta al abrazo elegante del oso.

Mientras tanto, González, desde la hábil barrera del que ha suspendido el examen con sobresaliente, sopla el fuego, filtra el desconcierto y se encoge de hombros ya instalado en la oposición desde La Moncloa. En toda esta farsa gestual, cada uno juega su papel, aunque no sepamos cuál es el personaje que interpreta. Lo único cierto es que el PP sonríe, aguanta los aldabonazos, pone buena cara aunque le pongan una ensalada de ortigas en la mesa. Hay que reconocer que si grande fue el pecado, no le va a la zaga la penitencia y por más que aguanta como un poste en la tempestad el aguacero, nadie le cree el propósito de enmienda.

Paciencia hermano, que esto aún no ha comenzado.

Últimas publicaciones

MADRE

MADRE

CONTRAPORTADA. Decidí de lo que iba a escribir, escribiría de ella. Aún no sabía ni la estructura ni el contenido, ni siquiera si sería un libro de poemas o una novela, pero tenía claro que escribiría sobre de ella y que el libro se llamaría Madre, el más ...

[EDICIONES HIPERIÓN]
ISBN: 978-84-9002-171-2

QUE NADIE DIGA QUE NO LUCHASTE CONTRA MOLINOS DE VIENTO

QUE NADIE DIGA QUE NO LUCHASTE CONTRA MOLINOS DE VIENTO

Nueve apasionantes relatos, basados en el terrible lenguaje de los hechos, en los que el periodista y poeta Manuel Juliá expresa la intrahistoria de los Quijotes del siglo XXI de los que se ocupa el programa de Mediaset, inspirándose en su idea original. H...

[Almuzara]
ISBN: 978-84-1834-678-1

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

El sueño de la muerte (2013), El sueño del amor (2014) y El sueño de la vida (2015), publicados en Hiperión, se pensaron por su autor como una trilogía que ahora se reúne en un solo libro en el que destaca su coherencia poética. La Trilogía contiene una via...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-105-7

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

Si desea recibir información de esta página: