Artículos

LA NIEVE

27/01/2007

Imprimir artículo

Si uno obvia los inconvenientes y la punzada horadante del frío, puede decir que el viernes se observó una belleza insuperable. Los partes meteorológicos hablaban de pequeñas brazadas de aguanieve en el viento; decían que la noche sería escabrosa y que los termómetros visitarían el subsuelo del mercurio. Pero al amanecer, con el sol perdido entre unas nubes blanquísimas, miré por la ventana de mi habitación y no supe si estaba todavía entre los plácidos laberintos del sueño o al despertar me había trasladado hasta las llanuras blancas de las tierras escandinavas. Las ramas secas del jardín se habían vuelto finas tizas largas en el viento. El rugoso asfalto de la carretera se tornó en una alfombra tan blanca como la leche. A lo lejos, el horizonte, bajo un cielo denso y oscuro, trazaba una línea suave y hermosa. Cuando miré por la ventana la nieve de la carretera estaba virgen todavía. Ningún vecino se había atrevido a violar la calzada. No recuerdo cuánto tiempo hacía que no veía una Mancha tan bella. Si la primavera nos rescata una llanura casi asturiana, el viernes el invierno nos trasladó a los paisajes de los cuentos de los hermanos Grimm (…era un crudo día de invierno, y los copos de nieve caían del cielo como blancas plumas, y Blancanieves…) Este periódico, ayer, se llenó de fotografías diferentes. La nieve era la gran protagonista. Y allí veíamos La Plaza como si fuese una fotografía de Rosemborg con un extraño cartel del Quijote en una de sus esquinas. Los automóviles escondidos entre la espuma parecían vencidos. Las escasas máquinas quitanieves devorando las calzadas se hacían las reinas de la calle. Ya digo, a pesar de los inconvenientes, el viernes nos despertamos en otro lugar. Bien provista de gorros y guantes la gente se echó a la calle a construir muñecos de nieve y a tirar bolas de algodón que se deshacían por el aire. Hacía treinta años que no nevaba tanto. Yo entonces tenía veinte y todavía me acuerdo. Ya era hora. Agradezcámoslo al cielo. En fin.

Últimas publicaciones

MADRE

MADRE

CONTRAPORTADA. Decidí de lo que iba a escribir, escribiría de ella. Aún no sabía ni la estructura ni el contenido, ni siquiera si sería un libro de poemas o una novela, pero tenía claro que escribiría sobre de ella y que el libro se llamaría Madre, el más ...

[EDICIONES HIPERIÓN]
ISBN: 978-84-9002-171-2

QUE NADIE DIGA QUE NO LUCHASTE CONTRA MOLINOS DE VIENTO

QUE NADIE DIGA QUE NO LUCHASTE CONTRA MOLINOS DE VIENTO

Nueve apasionantes relatos, basados en el terrible lenguaje de los hechos, en los que el periodista y poeta Manuel Juliá expresa la intrahistoria de los Quijotes del siglo XXI de los que se ocupa el programa de Mediaset, inspirándose en su idea original. H...

[Almuzara]
ISBN: 978-84-1834-678-1

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

El sueño de la muerte (2013), El sueño del amor (2014) y El sueño de la vida (2015), publicados en Hiperión, se pensaron por su autor como una trilogía que ahora se reúne en un solo libro en el que destaca su coherencia poética. La Trilogía contiene una via...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-105-7

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

Si desea recibir información de esta página: