Artículos

Millas de barro

06/01/1999

Imprimir artículo


Si lo que queremos es que se mantenga el fondo de cohesión y que Alemania siga aportando euros para que el depósito de las subvenciones no se agote, no entiendo como se lleva a Schröder a dar vueltecitas por la Milla de Oro de Marbella, se le deja olisquear las selvas auríferas de Gil, y después se le atraca de jabugo, mariscos y pescaítos en las troneras ricachonas de Puerto Banús. Metido en el jolgorio de la bruma ricachona de nuestra ociosa burguesía -la verbenera, no la del sesudo trabajo en la empresa- este hombre se iría alucinado de España, pensando en que son los alemanes quienes deben pedir suculentas subvenciones a los españoles. A su alrededor todo era derroche y abundancia, pilis delgadas untadas de silicona, chorros de champán encharcando las moquetas, albertos de última moda, con las manos impecables, exentas de dar palos al agua, el desenfreno pata negra marbellí al grito de “todos al cachondeo, que pagan los alemanes”.

En vez de llevarle a visitar el chabolismo que aún engalana las fronteras del consumo, o las carreteras tercermundistas que llevan a ninguna ciudad, o las listas de parados sin subsidio, o los ocho millones de pobres, o la muerte lenta del añoso ruralismo, para que viera en la práctica qué es el principio de cohesión, la convergencia real, y así asumiera intelectualmente su papel de contribuyente neto en la UE, además de saber en qué se invierten los impuestos de los alemanes, le llevan a observar el macabro derroche y la abundancia desganada de los territorios de la Milla de Oro marbellí, al lado de un hispano gastoso, insolidario y desentendido del mundo, que nada tiene ver con el íbero medio.

Menuda imagen de pobres comunitarios que hemos dado ante Schröder. Así que el hombre se marchó con la idea de que el nuestro es un país paradisíaco lleno de manjares inigualables y de felices habitantes que dedican su tiempo a las danzas discotequeras. Ya me dirán lo que pasará por su mente cuando discuta el disfrute del fondo de cohesión por parte de España, y se le enfrente Aznar, poniendo cara de pedigüeño, a lomo de los argumentos de una pobreza relativa que causará sorna en los sótanos mentales del nibelungo. La protuberancia de la Milla de Oro reaparecerá en su mente, para dar fuerza a su negativa a seguir de pagano. Para compensar debería haber conocido también alguna de las innumerables millas de barro que existen.

Últimas publicaciones

MADRE

MADRE

CONTRAPORTADA. Decidí de lo que iba a escribir, escribiría de ella. Aún no sabía ni la estructura ni el contenido, ni siquiera si sería un libro de poemas o una novela, pero tenía claro que escribiría sobre de ella y que el libro se llamaría Madre, el más ...

[EDICIONES HIPERIÓN]
ISBN: 978-84-9002-171-2

QUE NADIE DIGA QUE NO LUCHASTE CONTRA MOLINOS DE VIENTO

QUE NADIE DIGA QUE NO LUCHASTE CONTRA MOLINOS DE VIENTO

Nueve apasionantes relatos, basados en el terrible lenguaje de los hechos, en los que el periodista y poeta Manuel Juliá expresa la intrahistoria de los Quijotes del siglo XXI de los que se ocupa el programa de Mediaset, inspirándose en su idea original. H...

[Almuzara]
ISBN: 978-84-1834-678-1

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

TRILOGÍA DE LOS SUEÑOS

El sueño de la muerte (2013), El sueño del amor (2014) y El sueño de la vida (2015), publicados en Hiperión, se pensaron por su autor como una trilogía que ahora se reúne en un solo libro en el que destaca su coherencia poética. La Trilogía contiene una via...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-105-7

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

Si desea recibir información de esta página: