Artículos

LAS CUATRO ESQUINAS (28/10/2016)

28/10/2016

Imprimir artículo

UNA HORMIGA EN EL UNIVERSO

Un día te levantas, sales o te quedas, te deslegañas o te tumbas en el sofá, enciendes la tele, abres el periódico, andurreas por Facebook o por Twither y te sientes como una hormiga en el universo. Y además descubres que Mourinho es normal. Eso es lo peor. El portugués come, anda, caga, sufre, suda, se ríe o se escuece como nosotros, se despista o atiende como nosotros, se siente el Rey del Mambo o una mierda como nosotros. Aunque viva en un hotel en Manchester y diga que no puede salir a la calle sientes que es una pose más de ese egocentrista.

Al final pierde partidos en el fútbol como nosotros los perdemos en la vida. Y por muy especial que sea también es otra hormiga en el universo. Dos Champions tiene pero llega el Tio Paco con las rebajas. Le alcanza la derrota, como a Guardiola, otra hormiga aunque sea una hormiga filósofa y profética. Los fríos oscuros de Inglaterra encogen la aterradora normalidad de Mourinho. Nadie es un superhéroe para su mayordomo o el portero del edificio. Al final no dejas de ser muchedumbre, como las hormigas. Aunque te llames Mourinho y no puedas salir del hotel.


LA BOTELLA SALTARINA

Cuando la botella bajo por el viento ya iba pensando en cómo aterrizar en cuatro cabezas sin que nadie se diera cuenta. No era fácil pero mientras bajaba ya estaba diseñando su recorrido. Sabía que podría hacer como en los bolos, aprovechar lo estático para salir despedida a gran velocidad. Ese era su destino. Era una botella saltarina. Lo sabía desde que salió de la fábrica de agua pero no se lo había dicho a nadie, ni siquiera al chaval que de manera imprudente la lanzaba.
Lo primero que vio la botella fue la cresta amarilla de Messi. Se lanzó a tope. Luego fue a por Neymar que miraba insultante. Después a por Mascherano y enseguida a por Suárez quien furibundo celebraba ese maldito gol en el tiempo de descuento. Para darle a los cuatro supero la velocidad de la luz. Por eso se volvió invisible. Ellos cayeron medio desmayados al suelo. Y la botella sonrió porque solo ella sabía cómo les había dado. Los demás no nos dimos ni cuenta. Pensamos que los del Barça eran unos teatreros. Y es que hay botellas que tienen un espíritu burlón.


MORDER EL ASFALTO

El ruido de las motos estalla adentro, se queda quieto alojándose en el tórax. Las motos chillan sobre el asfalto. Veo a Márquez, ya campeón, romper el aire. Un mundial lleno de sufrimientos y diversión está ganado. Recuerda cuando sus padres, Roser y Juliá, con cuatro años, le regalaron una moto. O cuando a los quince pudo competir con una KMT 125 FRR en el Campeonato de España, o cuando debuto en el Campeonato del Mundo en 2008 con una 125 cc.

Han pasado los años y Márquez ya campeón vuelve a rozar el asfalto. Se dobla en las curvas como las espigas con el viento. Va primero en Australia. Tiene más de dos segundos de ventaja sobre Crutchlow, pero cuando llega a la curva cuatro no frena a tiempo y se va el tren delantero. Tener el campeonato conseguido ha relajado su mente. Quizá se arriesga porque hay algo más que la victoria en su alma. Será ese ruido de las motos que explota en el corazón, o el olor a gasolina, los sueños, la luz, la multitud entregada, la adrenalina. Quizá sea sobre todo ese estado profundo de vida que se siente devorando el aire con la velocidad.


EL BUEN GESTOR

No hay ni sombra de tinta roja en los balances. Son verdes como la yerba del estadio. Se ajustan en una cadencia de sueños conseguidos. Florentino Pérez está ante los compromisarios. Es un domingo nublado de otoño. Madrid goza de su soledad en el asfalto. Pérez muestra su verbo de buen gestor a la asamblea. Lanza al viento frases estratégicas. El Madrid va como la seda. Saca pecho por Zidane, una de sus obras maestras. Conocimiento, talante, gestión de grupo, humildad. Sobre todo humildad para un equipo al que la vanidad acosa como un niño a un pastel de chocolate. Cristiano, bandera de lucha y fe. Arbeloa, valor y valentía. El equipo envuelve a los egos y ya no los sufre.
Habla de decisiones que distribuyen por el mundo el gran sueño del Madrid. En este momento de descrédito de lo público Florentino expone su eficacia. Record de ingresos cada año. La deuda guillotinada. Una de las mejores plantillas de su historia. Se actúa con tiempo y es difícil quitar un gran jugador al Madrid. Números y sueños. Realidades y corazón. Alma y marketing. Universalidad y cantera. Orgullo y humildad. Pasión y mercado. Fuerza y sensibilidad…Florentino Pérez no conoce mejor manera de decir a la gente que ama al Madrid. Además del talento y el trabajo, esa es la clave.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: