Artículos

LAS CUATRO ESQUINAS (30-09-2016)

30/09/2016

Imprimir artículo

LAS CUATRO ESQUINAS

Alma, corazón, vida y money, money

EL HONOR DE JESÚS TOMILLERO

Soñaba desde los once años con ser un árbitro de fútbol. Cerraba los ojos y se imaginaba en el centro del campo iniciando el juego. Se tatuó en el gemelo izquierdo las tarjetas y el silbato. Veía los partidos pero solo se fijaba en la valentía impulsiva de Rafa Guerrero o la estela dialogante de Mateu Lahoz. Un día se miró frente al espejo y al fin tenía el uniforme, ese que había imaginado ponerse entre las brumas de la noche. Melero, Estrada Fernández y otros árbitros, desde el espejo, le decían en su sueño que olvidara las sombras. El mundo no pisaría su anhelo como pisan las ruedas de un coche un helado tirado en el asfalto. Todo iba bien hasta que un día confesó que era homosexual. Se derribó de repente su esperanza. Sus sueños se volvieron oscuros. Voces lejanas y cercanas comenzaron el carrusel de insultos homófobos y amenazas de muerte. Sentía que humillaban su naturaleza y tiró la toalla. Pero tiempo después volvió al arbitraje. Tiene decido luchar hasta el final. El mundo del fútbol tiene que apoyarlo. Federación, Liga, clubes, todos. Tenemos que defender el sueño de aquel niño que quiso ser árbitro. Tenemos que defender su honor contra los que aún viven en sus cavernas mentales, sin enterarse de que estamos en el siglo XXI.

MONEY, MONEY

El tipo cobraba tres millones de libras. Poca cantidad por supuesto para comprar una casa que valga siete millones. Además el problema son las tarjetas, pues no ocupan tanto volumen como los billetes, y así te levantas una mañana y mirando el extracto bancario descubres que te has gastado medio millón de libras y no sabes en qué. Es cruel no tener conciencia del chorro de dinero que ha salido de tu bolsillo.
Vamos, como para dar pena este seleccionador inglés al que le han dado boleto por pícaro de cuello blanco, por caradura. Se llama Sam Allardyce, Big Sam de apodo, pues es más grande que las fotografías que lo acogen. Se ha metido a trapichear con representantes. La mordida se llama comisiones de cuatrocientas mil librillas por quítame allá esas pajas con los asuntos de fichajes.
El caso es que al trincón lo han trincado los de The Thelegraf. Le han puesto un anzuelo tan grande como su cabeza, esa que es imposible meter en los gigantescos tabloides británicos. Los periodistas son los justicieros de la corrupción. Y luego dicen que la picaresca es española. Aquí Del Bosque es un ejemplo de moralidad, y este tipo es un ejemplo de inmoralidad. Además es un caradura más grande que la Torre de Londres.

EL ALMA DE CRISTIANO

Cristiano Ronaldo siempre está. Tarde o temprano despeja la niebla que quiere envolverlo para ocultar sus enormes capacidades físicas y técnicas. Ahora defiende más. Es por ese sentimiento de equipo que está grabando Zidane en el pecho de sus jugadores. El otro día, en Alemania, donde es fácil embarrarse y sentirse prisionero, se le vio muchas veces aguantando firme la tormenta amarilla.
Algunos dicen que ha perdido explosividad, pero nadie puede dudar de que ha aumentado su inteligencia, que ha reequilibrado sus esfuerzos y sigue siendo imprescindible para el equipo. Cuando él está hay un "haber" a favor del Madrid, y un "debe" en contra de los otros.
Y como el alma no envejece sigue teniendo la misma. Esa llena de tesón, fuerza, golpeo, habilidad y eficacia. Por la esencia de esa alma creo que aún le queda casi un lustro de gran fútbol. Y cuando se vaya dejará un hueco imposible de llenar por los tiempos de los tiempos, que es como se llama el futuro.


EL CORAZÓN DE LOS ATLÉTICOS

Vi el partido de la última Champions en el Manzanares entre el Atlético y el Bayer. Entonces también ganamos por uno a cero pero se percibía el sufrimiento por las gradas cada vez que el Bayer, entonces de Guardiola, cogía el balón y en tromba se acercaba al fortín de Oblack. Los alemanes llegaban en vendaval o tropel. Parecían una manada de búfalos arrollando un campamento. El Atlético soportó con intenso ardor guerrero aquel asedio. Defendió hasta la extenuación el buen resultado y a los aficionados se nos salió el alma por los poros varias veces.
Esta vez he visto otro partido distinto. El sufrimiento ha perdido en la balanza con el gozo. Aunque, como siempre, el destino tiene preparado un momento inevitable de angustia, cuando en el penalti el gran Griezmann hizo temblar el poste.
El huracán alemán, que el año pasado puso corazones al borde del infarto, ahora apenas ha estallado en el campo. Fueron los atléticos quienes vertieron su corazón sobre la yerba, quienes mandaron el mensaje de que van a estar otra vez luchando contra las trastadas del destino.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: