Artículos

UN ESCORPION ENTRE LAS PIEDRAS

16/05/2015

Imprimir artículo

Se levantó con su tristeza más cerca todavía, y cuando vio el cielo azul, las montañas grises, el mar mojando la ventana, sintió que alguien desconocido le mandaba el mensaje de que fuera feliz. Tenía un dolor que no podía quitarse de encima. Habitaba su corazón como una araña loca y se le ponía en los ojos agarrado a las pestañas, invocando su tristeza para convertirla en un estado natural. Le habría gustado que la causa del dolor fuese metafísica. Estaba acostumbrado a levantar dentro de sí un hondo existencialismo ante las preguntas oscuras sobre el sentido de la vida. La orfandad cósmica también le servía para esconderse del exterior cuando éste no le gustaba. Para huir al cabo. O para consolarse cuando algo sin grandeza emergía de adentro, para no enfrentarse a una parte de sí que detestaba. No, el dolor que sentía tenía la causa en un error que había cometido. Había hecho algo malo, y no podía consolarse con que en el fondo no deseaba hacerlo, ya daba igual, lo hizo y de nada servía no sentirse orgulloso ni volver a repetirlo. La evidencia de los hechos difuminaba cualquier atenuante y su error le dolería a él y a las personas que le amaban.

Pero aquella mañana, después de una noche sin apenas dormir, con los párpados gordos como esponjas mojadas, vio las montañas grises con sus árboles oscuros reluciendo, saludando al amanecer con un destello limpio que parecía un grito de felicidad en el viento. Vio el mar moviéndose con una lentitud de ternura, como si se entregara a la arena con sensualidad y aplaudiera por la muerte de la noche. Vio el cielo azul limpio con otra calma que aletargaba la mirada en una contemplación satisfecha. Y pensó que aquella belleza era el preludio de una caricia desconocida que venía de lejos, el mensaje de unos labios que le decían sin palabras que ya había sufrido demasiado, que fuese feliz, que la vida estaba llena de errores y que nadie estaba exento de cometerlos. Sí, que fuese feliz y abriese su corazón para que el diálogo perfecto, armonioso, enamorado entre el cielo, el mar y la tierra fuese una fiesta inmensa que ofrecía la vida y no había que despreciar.

Se sentó en el balcón con su dolor al lado. Miró el mar, el cielo azul y las montañas grises, e intentó encontrar una puerta en su mente para que pudieran meterse dentro de él. Deseaba participar de aquel diálogo amoroso. Ser el cuarto elemento necesario para que aquella belleza natural tuviera sentido. El cielo, el mar, las montañas grises y él. Los cuatro amándose en las sábanas azules del cielo, mirando desde lejos el error que se quedaba muerto en los muros de la casa, o como un escorpión escondiéndose por las piedras cuando siente unos pasos.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: