Artículos

La dama oscura

26/03/2003

Imprimir artículo


Los periódicos suelen hablar de la muerte desde dos perspectivas. Por un lado el habitual Obituario, que es una especie de recordatorio persistente de que la vida es fugaz, y que al cabo, como nos recuerdan tanto los clásicos como La Biblia, todo lo que vive será pasto del polvo de la ausencia tarde o temprano. Leo ahora, en ese sepulcro de papel, mientras mis dedos se manchan de tinta negra premonitoria, que ha muerto el sastre de Gary Grant y de otros artistas de Hollywood. Ni siquiera sabía que existiera tal personaje, o que mereciera un público responso, pero he de llegar a la conclusión de que la muerte es tan global, tan inflexible, tan monótona y tan notoria que hasta suele darnos noticia de la antigua corporeidad de seres que pervivían en nuestra ignorancia.

Jamás supe de la existencia de Richard Caroll, ni de sus virtudes para vestir al citado, o a Clark Gable o a Fred Astaire, pero por la obviedad de que la muerte siempre es noticia, he conocido algo de su vida a través de su muerte. Me interesan tan poco las habilidades de los que visten a los figurines del cine, que si hubiese visto su biografía en vida, en cualquier tabloide, habría pasado de largo. Pero ahora, frente al tufo del cadáver desconocido, no sé porqué me leo la historia de su vida y no puedo dejar de pensar en que algo que existió, anónimo, denso, ajeno a mi vida, ha dejado de existir. Será que la noticia de que a otros les ha pasado lo que ha nosotros nos ha de pasar algún día, no puede dejarnos indiferentes.

La otra perspectiva se refiere a las noticias de muerte que van incrustadas en las informaciones de los periódicos. Unas veces van de manera camuflada, otras en titular simplemente, y las más, sobre todo en estos días que huelen a sangre, de manera descarnada, inundándolo todo, distribuyéndose en dosis amargas en cada frase, en cada palabra que se desvive por ser. Abrir el periódico es como tener una radiografía extensa de la existencia de la muerte. La muerte siempre ha sido noticia en la prensa. Cierto que sobre la guerra de Irak no llegamos a todos los datos luctuosos, pero nos los imaginamos sin esfuerzo. Aunque no es sólo la guerra, que es algo así como un obituario de masas, sino que también las informaciones habituales de otras secciones, como salud, cultura o sucesos, son un manual indudable de que la muerte persiste sin benevolencia. Desaparecen los protagonistas, pero nunca desaparece la muerte. La muerte siempre está en su lugar, recordando que es lo único eterno que existe.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: