Artículos

EL MUNDIAL DE LOS BARES

07/06/2014

Imprimir artículo

El plasma oscuro del bar del barrio espera el Mundial, tiene cierta ansia del bullicio que recuerda. Aún es pronto, se enfrentan el verano nominal y el real, la primavera reina pero no gobierna, pero el televisor parece saber que vienen días de pasión y esperanza, quizá también de frustración, que espero leve, pues ocurra lo que ocurra en este país descabezado ya hemos ganado con el fútbol. Los espejos del bar recuerdan las noches de vítores y cava, las tardes con el monótono verbo del locutor, el calor de la gente haciendo trabajar más al aire acondicionado. En el bar de mi barrio, que se llama Juani, Luis, el dueño, ha comprado mesas y sillas nuevas para que la gente pueda menearse a gusto.

En el anterior mundial un parroquiano, que estaba sentado en una silla cochambrosa, cayó al suelo cuando Arjen Robben se acercaba al área de Iker Casillas con intenciones asesinas. El hombre, que tenía un trozo de pizza en la boca y la caña dispuesta al trago, al ver el desparpajo del holandés, pegó un brutal respingo y destrozó el viejo esqueleto de la madera. Y como Luis piensa que en este mundial vamos a sufrir más, pues ha cambiado el mobiliario, para que la gente pueda revolverse sin miedo.

Ya queda poco para el Mundial y los calamares esperan en la sombra. Las cervezas quieren volver a respirar algo parecido a una pasión. Los tomates viajan por autovía. Las patatas duermen en la panza del frigorífico. Las gambas quieren desnudarse. Los amigos ya echamos las cuentas de los partidos que veremos. Incluso uno ha hecho un estadillo en el que España gana la final.

Sí, la confianza es grande, aunque todos, por lo bajini, susurramos que será dificilísimo volverlo a ganar. Nadie lo ha conseguido. Los otros nos conocen mejor, han preparado murallas con aceite hirviendo, dicen que ganar también cansa. Pero yo comento que al igual que repetimos en la Eurocopa, también podemos hacerlo ahora. Con una ligerísima hebra de escepticismo todos me responden que de acuerdo.

En el mundial de Sudáfrica el bar Juani estuvo lleno todos los partidos. El plasma fulguraba luz y fe, se sabía importante. Las raciones corrían como gamos por las mesas. El vino de la cooperativa esperaba nervioso los grandes momentos. Los niños revolvían las cáscaras de gambas del suelo, y cuando marcaba España, corrían juguetones abrazándose.

Allí, en el bar Juani, veíamos los partidos como si estuviésemos en el campo. Pitos al árbitro, comentarios sin freno, insultos, gritos, vítores, todo nos envolvía para que nos ausentáramos del bar, y luego nos sintiéramos cerca del olor de la yerba. El plasma del Juani es tan grande, tan gigantesco, que uno cree puede darle la mano a los jugadores cuando acaban los partidos.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: