Artículos

SENECTUD, DIVINO TESORO

21/09/2013

Imprimir artículo

Después de ahogar a una o dos generaciones los añosos representantes de mi estirpe se agarran a las columnas del templo y dicen que si las sueltan el templo se caerá. Y los que viven más en la senectud tienen afiladas uñas clavadas en alfombras, sillones, cortinas, lo que sea. El caso es que ni con remolcadores puedan sacarlos de sus trincheras. Cuando eran, éramos, mozos, nos pusimos el cuchillo afilado entre los dientes y surcamos selvas, barrios, asaltamos almenas fortalecidas. Me acuerdo de cuando mi generación derrumbó la puerta y entró en todo tipo de poder, derrocando entonces a las generaciones que se habían hecho de piedra en el franquismo.

Pero ahora no hay quien nos mueva del machete, púlpito, sillón o predio. Y como la vida es más estrecha pues no hay hueco para que entren los que vienen detrás. Así ocurre que una generación está llegando al ecuador de la vida sin haber comenzado a vivir. Tienen enfrente unos sesentones que lo acaparan todo. Nuestra generosidad es enclenque y bien que nos llenamos (ah se llenan pero me parece impúdico quitarme de en medio) de palabrería fútil sobre los cambios, las renovaciones, el aire fresco. Aquí hay peroratas y sofismas a cientos mientras nada se mueve de su lugar. Es como si no hubiera llegado el meteorito y los dinosaurios siguieran gobernando la tierra.

Y a lo mejor hará falta que caiga un meteorito para que la evolución cumpla su fin, y las generaciones jóvenes comiencen a ocupar su lugar. De otra manera no lo veo. Echemos un vistazo al museo del tiempo de nuestra política y pongámonos después a llorar. A Rajoy lo recuerdo de mozo en las fotos primerizas, con pinta de seminarista, y no olvido cuando nos contó lo del hilillo que creó la catástrofe del cachalote. De Rubalcaba qué voy a decir, entonces tenía pelo y hacia poco que The Beatles triunfaban con grandes canciones y gestos obscenos. Rosa Díez ya cazaba dinosauros en la prehistoria. Cayo Lara tiene en esto más mili que el palo de la bandera. Y qué decir de los sindicatos. Cándido Méndez se va pareciendo al abuelo de Heidi y las manifestaciones de Asaja (Asociación jóvenes Agricultores) no se sabe si son por las pensiones o por el campo. Ahí está, ahí está, vieeendo vencer el tiempo, la Pueeeerta de Alcalá.

Y qué puedo señalar del rey sino que érase un hombre a una corona pegado. ¡Majestad, deje ya al muchacho no se le vaya a pasar el arroz como a Carlos de Inglaterra! Hora es ya hermanos de cumplir la esencia genética de la vida. Que los que preceden sucedan y que los que hayan de irse se vayan. Y no tengamos miedo, que esta juventud está llena de gente preparada, con idiomas, son más liberales, más justos. Y sin tantos vicios aprendidos.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: