Artículos

CUANDO LO QUE APRIETA AHOGA

03/11/2012

Imprimir artículo

Mucho me temo que ante la evidencia de que todos los responsables del Madrid Arena pretendan quitarse de en medio, la realidad acabará demostrando que muchos de ellos no realizaron bien su trabajo. Cualquiera de nosotros se barrunta, cuando ve actos multitudinarios regados con alcohol y ensordecidos con música bárbara, que si no pasa nada grave es por que Dios no quiere, que la humana sinrazón bien que lo pretende. La legislación para este tipo de bullas masivas es muy concienzuda. Exige una labor preventiva consistente, unos medios fiables de evacuación y seguridad en los recintos, incluso obliga a realizar simulaciones previas y planes de emergencia, adecuación de los locales, disposición libre de las salidas, asistencia médica o señalizaciones y estrategias que, de haberse cumplido, habría sido difícil un final tan trágico y sangriento.

La mayor de todas es la del aforo, medida básica de la intensidad del riesgo, pues ha de haber un número determinado y controlable de personas en relación con los metros disponibles. Aquí, al ver las imágenes de las redes sociales, no es difícil pensar que el aforo estalló hecho añicos por el aire espeso y humeante de la discoteca. Había tal cantidad de multitud apelmazada, tal estallido de luces y penumbras, tantos regueros abiertos por los que viajaba el alcohol y arterias por las que iban las drogas, que la tragedia rondaba entre las luces y no había más remedio que un día se produjera.

Y cuando se ha producido los responsables –Ayuntamiento, Delegación, promotores…- se quitan de en medio. Pero la dejación, incompetencia o nepotismo que haya habido saldrá a la luz. Entonces se verá que esto ha sido otra chapuza más. Los que entienden de seguridad se llevan las manos a la cabeza cuando escuchan las palabras evasivas. Incluso un Juez Decano, cuya hija estuvo entre la turba, nos aclara que la obligación de la policía nacional y municipal no es solo la de ser meros guardianes del orden exterior.

A este paso le van a echar la culpa los jóvenes, que deberían estar en casa jugando al parchís. Pero son ciudadanos con el derecho a que el Estado proteja sus actividades en cualquier lugar público. El tipo y forma de diversión es una cuestión moral, y aquí ahora no viene a cuento.

Entiendo que Ana Botella tenga roto el corazón. Y que anuncie que no volverá a celebrarse otro fiestón en sus locales. Estoy de acuerdo. Pero eso ahora no toca, como decía Pujol, sino saber quienes no hicieron bien su trabajo, pues como demuestra la jurisprudencia, si se producen estas catástrofes es porque no se cumple la ley. Ésa es la cuestión. Por eso ya solo esperamos que sea la Justicia quien nos ilumine. Las otras voces parecen oscuras.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: