Artículos

CADÁVERES DE HORMIGÓN

15/09/2012

Imprimir artículo

Carreteras que duermen con la soledad y se levantan con la ausencia, por las que apenas pasa el pulso del viento o una caravana invisible de automóviles. Aeropuertos que parecen una estación de las almas, donde silba el aire chocando contra el vacío, donde las luces y las pantallas se aburren porque no pueden decir a alguien lo que tiene que ocurrir. Estaciones de tren que se preguntan por sí mismas, por su vaciedad inútil. Ven el reflejo de las sombras de unos cuantos viajeros que se sienten minúsculos ante tanta inmensidad. Parecen catedrales en el desierto.

Grúas que tienen sus gigantescos brazos esperando que un ruido de acero y óxido les indique que van a moverse. Están mirando al cielo y suplican por girar, que las devuelvan a la vida. Bloques de viviendas que esperan que el sol se imprima en sus cristales inexistentes. Aceras que buscan las sombras de los tejados y las antenas. Calles vacías llenas de polvo que esperan el día en el que las farolas alumbren. Sendas con baldosas rotas, o a medio poner, que no saben cuándo los niños las llenarán de tiza y gritos, se moverán, jugarán, dejarán que las migas de pan de sus bocadillos sean un festín opíparo para las hormigas y los lagartos. Al atardecer, la penumbra del recuerdo, esconde sus esqueletos maltrechos en la noche.

Barrios que quieren escuchar el rugido de los automóviles lejanos. Esperan a sus habitantes precedidos por camiones llenos de muebles que romperán el eco de los pasillos y las habitaciones, serán la primera huella de la vida. Auditorios con los brazos caídos, quietos en sus parcelas. El tiempo va volviendo sus hierros débiles, sus paredes mohosas. El agua arrastra la arena de sus paredes hacia cualquier alcantarilla. Campos del golf encadenados a sus números rojos. Ya tienen la hierba gris y la soledad está sentada en sus piedras mirando dónde finaliza el horizonte.

Parques temáticos viviendo todavía en sus sueños mendaces. No quieren saber que cada movimiento de su noria o montaña rusa va sumando una deuda más grande. Casinos llenos de billetes invisibles, fichas invisibles, jugadores invisibles, son como barcos sin pasajeros viviendo en un mar congelado. A veces se juntan todas las palabras que dijeron de ellos, se comunican, se preguntan por qué al final han sido tan ciertas como es de cierta la mentira.

Carteles que todavía anuncian lo que nunca trajeron. Allí, quietos en el paisaje, sus letras se van royendo y royendo hasta que al fin anuncian lo que hay detrás: NADA. Detrás solo viven las langostas y las hormigas que se salvaron de las terribles excavadoras. Estamos llenos de cadáveres de hormigón. Menos mal que pronto vendrá la bruma del invierno y podremos ocultarlos.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: