Artículos

Sufridores

24/03/1996

Imprimir artículo

Alguna gente tenemos la desgracia de ser madridistas. Y no lo digo por los aires periféricos del momento, ni aún por el bochornoso ridículo que el equipo hizo en Turín, yo creo que el que más y el que menos ya se esperaba la cantada, lo digo porque desde hace algunos años, ser del Madrid es una forma más como otra cualquiera de mortificarse. Salvo la liga pasada, que aún no me explico cómo se pudo ganar, un día sí y otro también los merengues se dedican a martirizar a la afición. De ser un equipo temido por los contrarios, se ha vuelto temido por los seguidores y por los amantes del fútbol. No existe mayor miedo que ver al Madrid en un partido trascendente. Si algún delantero contrario pisa el área blanca es un poema trágico, se pone uno a temblar, porque cuando no se despista el marcador, el central se cae o el líbero no se entera de la orden de adelantar la defensa y siempre hay peligro, susto y cabreo.

Este equipo es extraño. Dicen los expertos que está lleno de buenos jugadores que no saben jugar en conjunto; otros, que es gente blandengue que se amilana cuando les entran con dureza; y los más benevolentes, que se conforman con dar dos toques preciosistas, en plan bailarinas, más que en ganar los partidos. El caso es que el Madrid siempre guarda un susto para su gente. Otra cosa rara que tiene es que algunos juegan bien en la selección, y mal en el equipo -véase Luis enrique, Cañizares, Hierro o Alcorta-, o triunfan allende el Manzanares, y en cuanto pisan el Bernabeu, olvidan la profesión. ¿Acaso el asunto de Esnaider no clama al cielo? Una figura europea en el Zaragoza y un tanque desbocado en la capital. O Prosineki, que levantaba al publico en el Estrella Roja con una técnica exquisita, y luego, en este santo conjunto, al único que regateaba era al árbitro, y levantaba al público, por supuesto, pero para echarlo del estadio.

Sin ningún tipo de lectura política de la primacía convergente, daba gusto ver cómo Sergi se fue como un bólido a marcar el gol de la victoria al PSV. Daban ganas de ser del Barca, aunque parezca pelotear a Duran Lleida. Pero la realidad es que uno vive tirando al sur, y desde nene, le enseñaron que la garra, la fuerza, la estética y el señorío, vestían de blanco. Tampoco es cuestión de ponerse ahora a aprender catalán en la Ikastola de Pujol. Sufridores hasta la muerte.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: