Artículos

EL PRECIO DE LA CODICIA

02/06/2012

Imprimir artículo

Jeremy Irons lo dice con un cinismo atroz en Margin Call. Si he llegado aquí no es por mi cerebro. Ha sido porque no tengo escrúpulos. Está en la cima. Es un preboste de las finanzas que maneja billones de dólares. Su objetivo es solo uno, mover el dinero y obtener beneficio. Y lo hace muy bien. Ya ni siquiera sabe la pasta que tiene. Incluso no es la pasta lo que le da placer, sino el juego que implica, sentirse un depredador en los destellos azules de las pantallas de las bolsas del mundo. Siente placer destrozando a los débiles, demostrando que es el más fuerte, porque sabe qué va a pasar, qué acciones subirán y qué acciones bajarán. Ni siquiera es economista o ha estudiado economía. Pero tiene un instinto terrible para dos cosas, ganar dinero fácil y sobrevivir a los terremotos financieros. Y sobrevive cueste lo que cueste, arrolle lo que arrolle.

Sobre su mesa tiene unos informes que le dicen que todos los activos de su imperio son basura. Que no valen nada. Se han ido apreciando en un juego especulativo sin fin, alejándose demasiado de su valor real. Y ahora en cualquier momento se pinchará la burbuja. Podría ser cualquier día. Pero el mercado todavía está caliente. Queda mucha gente que piensa que comprando y vendiendo esa mierda (la mayoría hipotecas incobrables) podrá seguir ganado dinero. Y a ese argumento se aferra el preboste. Hay que venderlo todo antes de las doce. A esa hora todo el mundo sabrá que son activos tóxicos y comenzará un descenso hacia el abismo de los valores reales. Los inversores tendrán miedo y todo se derrumbará.

Kevin Spacey es el director de riesgo de la empresa. Ya había estado avisando de la peligrosa escalada, pero no le hicieron caso. Ahora tiene dudas morales. Sabe que tendrán que comprar a intermediarios, que se olerán la jugada, para que los valores no se desmoronen antes de las doce, cuando ellos ya los hayan vendido. Iron invita a Spacy a su despacho para convencerle. Le dice que él no tiene la culpa de que en el mundo impere la avaricia. Kevin le dice que sí la tiene, y que perderá su credibilidad. Ya no importa, le dice Iron, esto es el final. Y, por supuesto, con dinero compra lo necesario para desprenderse del problema, y salir indemne.

Al final los mercados se asoman a la quiebra. Pero como los bancos son el sistema sanguíneo de la sociedad y no pueden hundirse, aparece el Estado para compensar las pérdidas. Da lo mismo Bankia que Lheman Brothers, al final no son los accionistas, que juegan con el riesgo, los que ponen la pasta, somos los ciudadanos los que ponemos azules sus balances. Miles de millones de euros ante los que nuestros gastos en sanidad o educación son cantidades ridículas. Que se sepa.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: