Artículos

EL MENDIGO

19/05/2012

Imprimir artículo

La crisis también nos enseña que la diferencia entre un pobre y un mendigo es que aunque ambos tienen la pobreza el segundo tiene también la humillación, la humillación de pedir, poner la mano, mirar con ojos de angustia o lástima al ser que está enfrente, quien muchas veces ni siquiera le mira, o aleja el rostro de manera altiva como si le diera asco o fuera rebajarse por atender con la mirada, o acaso lo más que se merece es varias negativas con la cabeza como diciendo no me molestes más que estoy conversando o déjame tomar el café a gusto, que no necesito que nadie venga a interceptar mi conversación, que pierdo el hilo, o quizá se mete los dedos en el minúsculo bolsillo del pantalón si es un hombre, y si es mujer abre un bolsito coqueto, y se saca unos céntimos o un euro y los pone en la mano abierta del mendigo, sobre todo para que se vaya pronto y se lleve con él ese olor a colonia de basurero que está dejando en la cafetería, además de que no sienta muy bien tener al lado a alguien humillándose con esa mirada de tristeza que tienen anclada los mendigos, y también hay quien suelta los céntimos con cierto desprecio, en qué se lo gastará, en alcohol o en drogas, pues con esa cara de destrozos que tiene se habrá metido de todo y estoy convencido de que por eso ha llegado a esa situación tan deprimente, y seguro estoy que al mendigo igual le humillan más estos desprecios y reproches pagados que el hecho de que alguien solo lo mande al carajo, o que con los ojos ajenos, sin mover los labios, le diga que no va a recibir ni las migajas de la tostada, es cierto, el pobre sin más todavía tiene el orgullo de no salir a la calle a arrastrase ante los ajenos, no sea que le vean los vecinos, los amigos, la familia, qué vergüenza, eso quiere decir que todavía hay dignidad, pero al mendigo ya no le queda ni ese huero orgullo, incluso su humillación puede ser tan descarnada, tan cruel, que hasta la pueden tratar de hipócrita, comodona, porque te digo yo que puede trabajar y no quiere, es pura vagancia, que se vaya a la vendimia, y entonces el mendigo ve enfrente a jueces que condenan su vida sin haberle dado ocasión a la defensa, sin la más mínima comprensión sobre la azarosa brutalidad de la existencia, o acaso también recibe la humillación más amarga de todas, la de quienes lo usan para su regocijo porque ellos no han caído tan bajo, o también la humillación piadosa de quienes le sueltan una caridad prepotente o tranquilizan su conciencia, moral, cívica, religiosa, qué más da, sea como sea el mendigo siente que en su rostro destrozado se van perdiendo los últimos rastros de la dignidad, y estoy convencido de que eso le duele más que el estómago, pues como es humano, también se alimenta de respeto.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: