Artículos

CARTA A UN JOVEN PERIODISTA

05/05/2012

Imprimir artículo

La Facultad parecía, parece, una fortaleza del diecinueve. Era la estética de la época. Y quizá ese semblante de edificio en obras significaba la dificultad que hay para enseñar el periodismo. Recuerdo que entonces había debates sobre si debía ser licenciatura o tercer grado. No estaba claro. Pero lo que sí estaba claro es que se estaba gestando otra crisis, la del 73. No olvidemos que el capitalismo es como un acordeón, se estira y se encoge. Y los jóvenes que allí llegábamos teníamos menos futuro que un vendedor de peines en el chalé de Bruce Willis. En el fondo estábamos realizando unas terribles oposiciones al desempleo. Al final, con más de tres millones deparados, cada uno tomamos el camino que nos dejó la vida. Yo me fui a Venezuela, a trabajar un tiempo en el Diario de Caracas, en donde tuve la suerte de escribir de cine y de libros porque la media de vagos era muy alta. Pero tenía también el mismo futuro que los que aquí se quedaron.

De mi promoción unos trabajan en prensa, otros en radios o televisiones, muchos en instituciones, y bastantes se buscaron la vida. Yo he acabado haciendo ferias, pero jamás dejé de sentirme periodista. Bastantes cientos de artículos que hay en un baúl de mi casa lo atestiguan. Y si soy literato es porque antes que nada me siento periodista. Pero no conseguí trabajar sólo en el oficio, como tantos de mi época. La nuestra es, amigo, una profesión muy difícil. Y muy mal pagada.

Ya lo sabrás, claro. Como que todo lo que te rodea es confuso. El ciudadano no es consciente de lo que dijo Jefferson, que prefería una sociedad sin gobierno que sin periódicos. Y quizá tampoco los políticos, de uno u otro signo, tienen la grandeza de defender antes la libertad de prensa que el interés de su partido. Los poderes públicos deberían garantizarla de una manera objetiva y general, más allá de la publicidad, igual que se garantiza la sanidad o la educación. No es éste un derecho menos importante.

Pero no es así. Y si en mi época las cosas estaban mal, ahora están peor. Las razones requerirían otro artículo. Sin embargo, y desde mi experiencia, compañero, no puedo hacer otra cosa que animarte a que sigas en tu lucha mientras te quede una micra de aliento. Y si tienes que seguir otro camino no olvides que podrás saciar tu sed periodística más o menos en el tiempo. Ah, y no olvides el maravilloso consejo de don Quijote sobre como después de la tempestad llega la calma. Y piensa que el acordeón del capitalismo se abrirá tarde o temprano, y habrá música, y ese será el momento en el que deberás estar preparado y fuerte para ocupar tu hueco. Ánimo, me hubiera gustado estar el jueves en la manifestación. Pero estaba ensayando versos en el Quijano.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: