Artículos

FELIZ NAVIDAD A MIS ENEMIGOS

18/12/2011

Imprimir artículo


Se han perdido luces, se han perdido voces, se han perdido canciones que ya no suenen en los bares o en las plazas. Ni siquiera en los grandes almacenes ambientando la risa grande de un tipo con barbas blancas y un rostro nacido de la nieve. Se han perdido escenas que acompañaban a las semanas previas, un sinfín de belenes repartidos por los barrios, y sobre todo, muchos grupos de niños rompiendo el frío con sus voces dulces, llenando las calles con sus risas y sus sencillas peticiones. Dame el aguinaldo carita de rosa que no tienes cara de ser tan roñosa. Una bandeja de dulces. Una mirada amable. Unas monedas que al salir afuera se llenan de rocío o se calientan en los bolsillos de los pantalones cortos. Se han perdido brumas de colores, controversias, Papá Noel o el Cristo niño respirando el vaho de unos rotundos animales domésticos. Se ha perdido el silencio lleno de música, una mirada desde un balcón viendo la ciudad chispeante con los colores de las luces lejanas.

No se trata de la crisis. Una canción apenas cuesta nada y un abrazo mucho menos. Un deseo sincero es lo más gratuito que existe en el mundo y un mal pensamiento desterrado puede iluminar más que un árbol lleno de fotones. Sí, hay mucha miseria y mucha desgracia, los años de opulencia desaparecieron por la cañería del tiempo. Pero no se arregla nada porque la Navidad se esconda. Además, siempre he visto algo de melancolía en la alegría navideña. Porque en la Navidad el furor o la algarada se dan la mano con el recuerdo y la nostalgia. Con todos los recuerdos, con los que contienen presencias ocultas y con los que contienen momentos bellos que renacen. Y esas luces que ya no hay, y esas canciones que ya no suenan, y esos niños que ya no van por las esquinas ni se acercan a las puertas están mirando desde el pasado este vacío innecesario. Porque aunque la Navidad se oscurezca, nadie va a tener un plato más sobre mesa. Y aunque la Navidad se guarde bajo la alfombra, no se va a arreglar nada de la deuda. Al contrario, como dice el poeta, poneos los mejores vestidos para decirle al destino que no le teméis.

Se ha perdido esa caridad sincera, de dar al indigente. Y no hablo de hipocresía de estómagos llenos, ni vanidad de ricos, ni coartada del que se da golpes de pecho, sino sincero deseo de gozo para el otro, sincero deseo de que la abundancia entre en su casa. Ya casi somos gente antañona los que nos soltamos la sonrisa y el abrazo para desear el bien al otro, hasta a los más enconados enemigos. El Cristo nos lo dijo en una de sus sentencias más duras. Y siguiendo su consejo lo escribo: Feliz Navidad a mis enemigos. Siempre que su bien en mi mal no consista. Quede claro.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: