Artículos

BIENVENIDOS

21/08/2011

Imprimir artículo


Con el tiempo he aprendido que importa más el contenido de los mensajes que su procedencia. También he aprendido que, como decía Baroja, una de las frases más certeras del Cristo es aquella que dice “por sus hechos los conoceréis”, verdadero mensaje de autenticidad en una sociedad que moviliza la hipocresía como medio fundamental de conseguir los fines deseados. También con el tiempo he aprendido que los seres humanos actuamos demasiadas veces con el prejuicio, y desde esa presunción, despojamos de valor actuaciones que en sí mismas lo tienen, y muy hondo. Nos dejamos vencer, acomodando nuestra mente, por juicios hechos, manidas e injustas generalizaciones, y despreciamos bellas acciones con un odio incomprensible, que unas veces puede tener una presunta justificación histórica y otras sicológica. Éste último argumento lo digo como causa del absurdo anticlericalismo de hoy. No tiene más razón de ser que oponerse a la mili obligatoria o a la existencia de la OTAN como cúpula militar de un bloque violento.

También con el tiempo he aprendido a valorar lo que escribió, hace mucho tiempo, Bertrand Russell, y que cuando lo leí no lo entendí en su justa medida. Manifestó que es más fácil defender a la humanidad que a un solo ser humano; que es más fácil luchar contra la pobreza del mundo que atender al mendigo de la esquina; que es más fácil luchar contra la injusticia general que oponerse a la concreta que estamos observando, y contra la que ni siquiera levantamos la voz. Es más fácil elaborar un maravilloso discurso sobre la paz, la justicia, la igualdad, el hambre, el dolor, que sentir admiración por unos pocos humanos que, dignificándonos a todos, en vez hablar tanto eliminan el egoísmo y la vanidad de sus vidas, y la entregan a limpiar la mierda de ancianos que a nadie importan, a acunar en el pecho y alimentar a niños que quizá morirían esperando esa justicia universal, y a abrazar a pordioseros que a los demás dan asco.

Y he aprendido con el tiempo que es más fácil culpar a Dios de lo que es nuestra culpa, que a nosotros mismos. Y lo mismo que a veces acusamos a otros de lavar su conciencia a través del perdón religioso, otros la lavan creyendo que por pagar los impuestos, de manera obligada, ya cumplen con su cuota de solidaridad. No entienden que la solidaridad es cuestión de amor, sobre todo.

Sí, con el tiempo he aprendido a admirar a la Iglesia Católica. A los fieles de auténtico fervor que, en un mundo que ha enterrado las más bellas palabras en el estiércol, siguen buscando el amor, la paz, la caridad… Todos aquellos valores que el gran Cristo dijo, y que, 2000 años después, todavía despiertan la esperanza, y las obras, en cientos de millones de corazones.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: