Artículos

PESADILLA EN EL 81

20/02/2011

Imprimir artículo


EL 23-F me pilló fuera de España. Crucé el mar para vivir un anhelo. Había entonces una crisis terrible y era necesario buscar el pan en la lejanía. Mientras volaba imaginé a Colón oliendo el mar azul de su camino, viajando como yo más allá de un horizonte desconocido. Desde arriba veía la soledad mar. Me preguntaba por qué se parecía tanto a las llanuras marrones de mi tierra. Y en algún instante también imaginé que el avión era un ángel lleno de esperanza, porque dentro de sus vértebras metálicas, llevaba cientos de ojos expectantes por ver el paraíso. El destino era Venezuela, donde ahora gobierna un primate obtuso que esposa la razón con sus gruñidos.

Llegué a Caracas y sentí que toda la vida anterior se difuminaba como tragada por el océano. Caracas era entonces era una ciudad llena de belleza, colinas y mugre. Tenía también la luz del trópico, esa tan blanca que despide un cielo nuboso y abierto. Viví en la avenida del Libertador. Era una calle llena de árboles frutales y jardines. Residía en un enorme y moderno edificio. Sus balcones daban a enormes extensiones de chabolas. Por eso pude ver desde allí la fría crueldad de Latinoamérica. Pues cuando las tormentas tropicales desentrañaban su furia arrasaban las chabolas. Todo se llenaba de piernas y brazos, de desperdicios, de rostros con el color del agua negra de los barros. Desde mi balcón lo vi tantas veces. Nadie se sorprendía por aquel espectáculo dantesco. Los medios decían, con frialdad de estatuas, las cifras amontonadas sobre un papel aterido.

Sin embargo era feliz. La juventud amortiguaba las desavenencias con la vida. Los músculos, frescos y fuertes, soportaban los envites del alba. Mis pulmones, henchidos de espacio, se desentendían de los aires contaminados. Además consistía mi trabajo en escribir, así que era el símbolo del hombre satisfecho. Por tanto España era un recuerdo muy difuso. Llevaba poco tiempo, por eso aún no me había anegado la morriña. Hasta que llegó ese instante esperpéntico de Tejero. Estaba devorando canales y en uno de ellos vi la escena tragicómica.

Del diecinueve. Un tipo con bigote y tricornio, con pistola y amarga mirada, tiroteando el techo del parlamento. Los diputados oliendo el polvo de los suelos. Me quedé sin saliva y sin ojos. Aunque estaba lejos en aquel instante sentí que la historia de España me perseguía. Su vital oscurantismo, su hambre de dinamita, su salvaje pesadumbre. Solo, en aquel país, me sentí por los pasadizos de una espeluznante pesadilla. Menos mal que aquello acabó pronto y se abrieron las puertas de un sueño democrático. Y también, que aquel sortilegio estrambótico, ya es una estampa que vive en los polvorientos desvanes del pasado.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: