Artículos

UNA VOZ EN EL AIRE (a Juan manuel Gozalo)

12/04/2010

Imprimir artículo

Con 9 años ya estaba en la radio. Con 65 la ha dejado cumpliendo ese destino que el Destino (con mayúscula) nos reserva a todos. Y un día todo será polvo y en el polvo convivirán los recuerdos y el olvido. Entretanto, pasó más de cincuenta años siendo una voz en el aire. Era una voz que viajaba por las antenas y luego se quedaba en casa aprisionada en la radio que vive encima del aparador, encendida siempre, o en el imperio del televisor, también encendido siempre. Decían que la televisión mataría las voces de la radio. Pero no ha sido así. La radio se adaptó y vivió porque una voz, en el bullicio de la vida o en el silencio de la noche, es algo que puede acompañar, más de lo que parece, a nuestra propia soledad. La suya era una voz que contaba el mundo del deporte; una voz que nos dejaba el sonido de su guerra diaria contra lo imposible, la hipocresía y el tedio. Y esa voz era un huracán. Un vendaval de palabras que viajaban, como bandadas de pájaros por la tormenta, no sólo a nuestros oídos, sino también a nuestro corazón. Sí, con él oíamos la radio con el corazón. Y ahí le conocimos. Fue actor pero pronto se quitó la careta. Realizó un pacto con la verdad. Juro por dios que jamás amaré la mentira. Y cuando su voz, con temple de cíclope, con el altavoz de la pasión, nos llegaba, todo él, su pasado, su presente y su futuro, toda su esencia, se hacía radio. La primera vez que escuché su lenguaje abrumador, aguerrido y desmadejado, me lo dije: Este hombre es la radio. Y por eso su rostro se fue diluyendo en mi mente hasta quedar sólo una voz que vivía en las ondas, que era las ondas, que podía, incluso, ser la propia voz de las ondas, si las ondas tuvieran una voz característica. Por eso ahora, cuando el periodista que amaba la verdad, se encuentra frente a la verdad, pienso en él, y no puedo evitar pensar en la radio. Su rostro, su cuerpo, su cerebro, todo se diluye. Todo se comprime en una voz que siempre estará en la radio, al menos, mientras sigamos recordándola. Porque como nos dice Cicerón, la vida de los muertos está en la memoria de los vivos.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: