Artículos

DIOS

17/01/2010

Imprimir artículo

Siempre nos los preguntamos. Por qué Dios permite que las catástrofes más terribles sucedan en los lugares más pobres. Los terremotos arrasan las chabolas. Los volcanes sueltan su lava hambrienta en los lugares más miserables y llenan de ceniza los cabellos sin vida de los niños. Los huracanes arrasan con tal fuerza que las casas del tercer mundo se estrellan contra las montañas. La naturaleza cobra mejor su precio en sangre en las zonas más pobres. Haití, Camerún, la India…sitios en los que vivir el día a día es ya una hazaña. Y allí es en donde la naturaleza se ensaña, suelta con mayor rabia su furia y los cadáveres llenan los telediarios diciéndonos lo poco que vale una vida. Donde la vida es más dura, la naturaleza pone mejor su bocanada de dolor. Se vuelve un culpable más de que la injusticia sea la palabra más definitoria de la realidad. Es así la vida, nos dicen. Tengamos resignación. Los caminos de Dios son inescrutables y algún día sabremos por qué la naturaleza (creación de Dios) se convierte en criminal mano de los asesinatos que realiza en las tierras miserables. Asesinatos que nadie juzgará. Por qué Dios permite esto, nos preguntamos. Y recuerdo las palabras de un sabio que se alegraba de llegar a la conclusión de la falsedad del axioma cristiano que dice que Dios creó el mundo. Menos mal que no lo hizo, porque si no habría que recriminarle por su obra defectuosa tal y como recriminaríamos a un arquitecto porque nuestra casa tiene goteras. Por qué Dios permite esto. A esa pregunta sólo le cabe una respuesta. Dios no tiene nada que ver. Ni lo permite ni lo deja de permitir. Porque Él sólo es una idea, una percepción instintiva, un deseo, un enigma, incluso una esperanza, algo que sólo habita en nuestro corazón creado por nuestra soledad, hecho a imagen y semejanza de nuestros sueños y aspiraciones de eternidad. No niego que nos hable desde ahí, tan dentro. Pero es ajeno a este mundo, no cabe otra conclusión. La contraria sería aceptar que algo tiene que ver en las catástrofes. O que no quiere evitarlas y no puede o no quiere evitarlas. Y eso sí que sería triste. Así que mejor no hacernos la terrible pregunta.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: