Artículos

LUZ

16/12/2007

Imprimir artículo

Lo que más me gusta de la Navidad es el predominio de la luz. Antes lo que me gustaba eran las vacaciones. La llegada de esos días sin colegio que ya se comenzaban a vivir semanas antes. Y luego, cuando llegaban, eran tan hermosos que sólo el pensar en que se acabarían daba pavor. Nos hacíamos dueños de la calle, reyes de las esquinas y héroes de batallas siderales. Y aunque no había tantas toneladas de viandas por habitante, ni las casas rebosaban langostinos, creo que no he vuelto a sentir una felicidad como aquella. Ya sé que la felicidad no es un concepto absoluto. Hay muchas clases de felicidad. Pero recuerdo que tan hermosa como aquella no la he vuelto a sentir. Las vacaciones nos daban una visión de la libertad perfectamente ajustada a nuestras necesidades. El aire abierto, los juegos, las mañanas de niebla y camaradería nos permitían completar la libertad con el dulce laberinto de la imaginación. La verdad es que cuando los años fueron llenando el macuto y las arrugas no sólo se fueron haciendo en la epidermis sino también en el alma, nunca volví a sentir esa sensación de plenitud. Entonces las vacaciones fueron para descansar cuando antes lo eran para cansarse. Y a la sensación de libertad sucedió otra de candidez. Porque hubo un tiempo en que creí aquello de que en Navidades todo el mundo se vuelve bueno. Creí que los pérfidos entierraban sus ansias de daño y abrazaban a sus víctimas con el ardor de los santos. Creí que los malvados se quitaban la piel de serpiente y se volvían amistosos como caniches. También que los egoístas abrían su caverna de tesoros a los más necesitados. Sin embargo, diversas experiencias personales, me demostraron lo incierto del aserto. En navidades los cabrones siguen siendo cabrones. Y ahora, en medio del camino, lo que de verdad me maravilla de la Navidad son las luces. Ver la ciudad vestida con galas de colores. Ver el viento de los rincones oscuros. Observar el brillo de las bombillas en los cristales. Ahora, la Navidad me hace sentir que la ciudad tiene una postal nocturna bellísima para vestir la nostalgia.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: