Artículos

OCHENTAYDOS

02/12/2007

Imprimir artículo

Hace ya tanto tiempo que la memoria se está convirtiendo en letras y fotografías que se asientan en los libros y en los documentales. Yo estuve allí, me digo cuando veo reportajes que muestran aquella época. Y mientras siento que en tan lejanas ilusiones todavía va como sangre por las venas lo que queda vivo de mi juventud, recuerdo ese privilegio que tuvimos como generación al contemplar uno de los hechos más inmensos de la historia. Si hubiera que establecer alguna frontera entre una España vieja y otra España nueva sería en ese último tercio del siglo pasado, cuando los fantasmas de siempre se fueron de vacaciones a cazar telarañas. Ahora –y lo digo como acotación al margen- vuelven viejas penumbras mentales que alumbraron una España clasista y analfabeta. Pero afortunadamente todavía son minoritarias. Espero que la deficiente gestión que se está haciendo del asunto de la inmigración no dé alas a esas mentes de granito y estopa. Y en aquel tercio, después de que la derecha se quitara el sabor a rancio del Movimiento, y realizara –Suárez, Roca, Herrero, etc...- una impresionante labor en vanguardia hacia la democracia, la izquierda comprendió que era más necesario un cambio generacional que un cambio revolucionario. Felipe González simbolizó ese cambio. Y de la noche a la mañana el país perdió un enjambre de bigotillos y cráneos repeinados y de tampones y sombras musgosas y de canciones militares y reverencias y palios oscuros. Llegaron jóvenes que venían frescos. En sus ojos nacía una luz forjada con los votos masivos de los ciudadanos. En sus alientos y en sus labios estaban todas las hermosas palabras prohibidas. Los viejos jerarcas se echaron a un lado aunque mantuvieron sus posaderas en vetustos consejos de administración. Y entonces el país comenzó a respirar. Y entonces nació un tiempo que todavía sucede y que por mucho que se pueda criticar representa el periodo más pacifico y próspero de toda nuestra historia. Yo formé parte de aquello. Yo estaba allí. Mi generación ha tenido la suerte de tocar la historia con los ojos.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: