Artículos

MEMORIA

21/10/2007

Imprimir artículo

Decía un filósofo cínico que cuando en un enfrentamiento todos quedan descontentos es que nadie ha ganado. Algo así pasa con la Ley de Memoria Histórica e igual esta disensión es un excelente síntoma para creer que se ha hecho lo que se debía de hacer. Pienso que hasta los que esperaban un mayor reconocimiento deben estar contentos, pues, aun siendo legítimos sus deseos, haber avanzado más habría sido dar pábulo a los que dicen que tratar ahora sobre esto es despertar las cainitas ansias de sangre del pasado. Según éstos nada se debería haber hecho ya que el asunto (la reconciliación) quedó resuelto durante la transición. Y es cierto que la transición fue modélica, antes que nada porque todo el mundo miró para el futuro y nadie para el pasado. Cierto es que aquella era la única solución para el extraño puzzle en el que estábamos inmersos. Entonces se realizó un incomparable ejercicio de pragmatismo político que nos ha asentado en una democracia, todo lo mejorable que se quiera, pero que está años luz del viejo y militar sistema en el que si se escribía lo que se pensaba terminaba uno pelando patatas en el destierro carcelario. Aquel fue tiempo para olvidar, y se hizo. Pero ahora, 30 años después, entiendo que con las heridas cicatrizadas, es el momento de ocuparse de la dignidad de los perdedores. ¿Por qué ha de molestar esto hoy a alguien? ¿Por qué ese miedo extraño a tocar ese asunto, sobre todo si se hace desde una parte, la de los perseguidos? Ahora no debe haber dos Españas, sino una, inmensa y hermosa, abrigada por el ser democrático, en la que están todas las tendencias moderadas, y otra minúscula, decadente, gritona, que todavía vive con el lenguaje, la mente y la memoria de una dictadura que gobernó con cadenas durante 40 años. Esas son para mí las dos Españas. Por eso no entiendo que moleste esa dignidad recibida. Como no debe molestar que la iglesia reconozca a los que murieron por la barbarie de los izquierdistas furibundos. Todo el dolor merece el consuelo del abrazo y bueno sería cerrar el tema con un profundo reconocimiento a los que todavía estaban esperando el perdón definitivo de la Historia.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: