Artículos

ECUATORIANOS

07/01/2007

Imprimir artículo

Hace mucho tiempo que conocí los Andes. Estuve en una ciudad fronteriza de la cordillera y un día alguien me llevó de excursión por los alrededores. Juro que jamás contemplé tantas montañas, tanta naturaleza virgen, tanto imperio de la tierra salvaje y desbocada. Mirabas al horizonte y sólo podías ver los verdes pliegues de la selva acariciando el cielo más azul que he visto en mi vida, si quito el mediodía de La Mancha en verano. En la vuelta, el avión voló bajo y parecía que rozaba con su panza las crestas de las montañas. Viendo aquello tan cerca pude soñar durante más de una hora con historias de tesoros escondidos y tierras inexpugnables. Desde entonces Sudamérica me apasiona a la vez que me inquieta por el desastre social en el que vive. Y aun así me gustan sus gentes, sobre todo los indígenas. Por eso querría que hoy esta columna fuese un inmenso homenaje a los miles de ecuatorianos que están con nosotros. Han venido aquí a luchar por la vida, a sacrificarse hasta donde haga falta por sus seres queridos y lejanos. Ellos no vienen a conquistar nada, como hicieron nuestros ancestros, sino a trabajos indispensables para nuestro desarrollo y bienestar social. A veces veo a algunos acompañando ancianos por el Pilar y me emocionó. Pienso en qué pasará por sus mentes. En si sentirán demasiada angustia por estar tan lejos de su tierra, viviendo en una cultura tan distinta de la suya. Pocas cosas odio más que un comentario racista sobre los inmigrantes. Pocas cosas me rebelan tanto como la confusión que algunos crean entre inmigración y delincuencia. La mayoría viene a trabajar en lo que sea para dar de comer a la familia hambrienta que vive en su país. Así pasaba con Carlos Alonso Palate, a quien la crueldad patológica de ETA mató en el atentado. Con su sueldo vivían en Ecuador una madre ciega y tres hermanos, dos de ellos enfermos. Ya no tendrán su sueldo. Los nacionalistas violentos (y quienes les apoyan o consienten) han realizado una gesta más en honor de la liberación del pueblo vasco. Qué cabrones.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: