Artículos

DUALIDAD

17/12/2006

Imprimir artículo

En esto de las navidades observo dos posturas irreconciliables. Los que vibran con ella como si tuvieran un cedé de samba en las entrañas, y los que ponen el semblante de angustia, quizá de cierta depresión indefinida que no se sabe bien porqué sucede. Antes, por supuesto, están los que la sienten en su espíritu, y celebran, por tanto, el nacimiento de una religión, el tacto de un Dios hombre que trajo esperanza en un mundo en el que la crueldad y la hambruna hacían imposible cualquier mínimo atisbo de felicidad colectiva. La esencia de la navidad es mística, religiosa e íntima, pero hay quien lo más místico que encuentra en ella es el cosquilleo de los bigotes de los langostinos sobre los bordes de sus dedos. Pero bueno, al margen del imperio de lo religioso o de lo pagano, cierto es que la navidad a unos alegra y a otros deprime, entristece, agobia y cansa. Los unos desean la felicidad definitiva del universo y los otros quieren que tanta carantoña inútil y aspiraciones amorosas instantáneos acaben cuanto antes, se diluyan por el sumidero del silencio con el nuevo año; y vuelva todo así a ser como antes: los malos malos y los buenos buenos. En este sentido suelo hacer encuestas (poco científicas, por supuesto) entre mis amigos para ver como anda la cosa en cuestión de porcentajes. Y el asunto me sale con un setenta de festeros y un treinta de agoreros. Los de la samba y el amor universal son más y quizá por eso en esta época la gente se echa a la calle como si regalaran la vida en los escaparates. En estos días, darse una vuelta por el centro es observar en directo en que consiste el tumultuoso festín del dios del consumo. Quizá los que odian la navidad se queden en sus casas esperando que se gasten las luces de los supermercados. O no sé qué harán, aunque sí sé que seguro se lamentan y miran al cielo. No les queda otra. En todo caso, deberían saber que su sufrir a nadie ayuda. Por eso yo me pongo en la mitad. Ni tanta algarabía ni tanta angustia. Mirar, vivir, y si es posible ser feliz con mesura. Que todo exceso daña. Pues.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: