Artículos

GARRIDO

02/04/2006

Imprimir artículo

El otro día me encontré a Jesús Garrido en la Diputación y le di un fuerte abrazo. Bueno, más que fuerte, fue un abrazo que sentí correspondido, sincero y diligente. Hacía bastante tiempo que no lo veía, y cuando me lo encontré por los pasillos, me vinieron a la mente bastantes buenos recuerdos del tiempo en que él fue presidente de la Diputación. Había ido Jesús por allí a saludar a Nemesio de Lara en su condición de representante de los Médicos. También, por supuesto, por el hecho de que ambos son buenos amigos a pesar de que militan en bandos contrarios. Siempre que he escuchado a uno hablar del otro ha sido con palabras cariñosas. Creo que en esto son un ejemplo de algo que he escrito antes: que en democracia han de enfrentarse las ideas y no las personas. Luego el pueblo decidirá en dónde está la razón. En fin, el caso es que me alegró ver a Jesús, sobre todo, por el excelente concepto que tengo de él como persona y como político. En lo segundo siempre me pareció alguien con carisma, tirón y buena oratoria. No sé si su partido habrá sabido explotar esas virtudes. Y como persona, lo definiría con ese calificativo, algo andaluz, que uno da cuando no quiere quedar pretencioso: buena gente. Es decir, buena persona. Aunque, aquí, cuando uno dice esto ha de añadir algo más a continuación para que la bondad no se confunda con la ingenuidad. Por eso decía Machado de sí mismo que era bueno en el buen sentido de la palabra bueno. Porque esta palabra, bien dicha, divide a unos de otros. Claro, se han escrito millones de volúmenes para clasificar a los seres humanos, incluso para exaltar nuestra relatividad. Pero estoy seguro de que todo el mundo, según su experiencia, clasificaría a los demás en dos bandos: buena y mala gente. Eso se sabe porque los primeros te dan felicidad y los segundos daño, lágrimas y angustia. Por eso, aprovechando que hablo de Jesús, quiero brindar con un tempranillo por la buena gente y recordar que la mala tiene la desgracia de caminar siempre al lado de su propio veneno y su mente maliciosa. Vamos, que están castigados a vivir con ellos mismos. Vaya que sí.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: