Artículos

Waldorf Astoria

18/09/2005

Imprimir artículo

De vez en cuando los hombres más importantes del mundo se reúnen en varios cientos de metros cuadrados. Así lo llevan haciendo desde hace bastantes años. Casi desde que finalizara la última gran guerra mundial. Y allí discuten del porvenir de la especie y se reparten los territorios anónimos y las haciendas perdidas. También establecen las estrategias monetarias que harán saltar las bolsas de alegría o de estupor, según convenga o no repartir los dividendos. Normalmente, entre tanto trabajo, suele quedar tiempo para las metáforas. O para la grandilocuencia, pues es tanta la condensación de poder que será necesario, para que no rechinen las entrañas de la miseria, que se aderece todo con aspavientos espiritualistas y grandes cantos a la esperanza. Porque la esperanza es la única medicina gratuita que bebe la injusticia y la pobreza. Así que habrá que llenar el mundo de palabras y palabras y palabras que llamen a la esperanza, la esperanza y la esperanza. En el principio, y todavía, dice la Biblia, que fue el verbo. En la ONU hablan los grandes hombres. Y entre ellos muchos que, si de algo adolecen, realmente, es de grandeza. Hablan, como dice Blair, de que la ONU debe hacerse mayor. Pero él y Bush son las matronas que no quieren que el niño salga de la cuna. En cierta ocasión, dijo Gandhi que no existía justicia mundial porque los grandes no querían ceder ni un atisbo de su poder al colectivo. Gandhi murió, mas todavía sigue lo mismo. Y luego, en la noche, tras limpiarse el sudor producto de multitud de horas de discursos, los grandes líderes quedan en el Waldorf Astoria. Los invita Bush, ese líder agraz a quien el genial Harold Bloom ha llamado recientemente Benito Bush, o Francisco Franco Bush, según las preferencias. Y en ese impresionante hotel adonde van las parejas en su noche de boda, se vuelve a arreglar el mundo a base de discursos y discursos y discursos, en una interminable ensalada de palabras y palabras y palabras que se difunde por el orbe rozando las orejas cerradas. Sí, la ONU debe hacerse mayor. Y para ello USA y Gran Bretaña tendrán que hacerse menores. Difícil. Mientras tanto, pidamos que los bellos discursos no apaguen la voz estentórea de la dura realidad.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: