Artículos

La siesta

17/07/2005

Imprimir artículo


Es muy difícil escribir en el estío. Recuerdo que Carlos Fuentes declaró que pasaba los veranos en Inglaterra para poder leer y escribir. Allí las penumbras agosteñas le facilitaban el recogimiento. Aquí, con este calor pegajoso, no hay quien se atreva a pergeñar palabras e ideas. Además, esa sensación de felicidad colectiva que se percibe por las calles en cuanto el sol se pierde, es muy negativa para pensar. El pensamiento necesita silencio, serenidad, alejamiento. Y por supuesto, también la temperatura adecuada, ni frío ni calor, a cero grados, como dicen los malos chistosos. Y es que, con este calor, no sólo se aplanan los músculos. También se quedan desactivadas las neuronas, como en stand by. Se vuelven laxas en un tintineo de penumbras cerebrales. Y por eso uno, después de comer, entra en un ensueño fugaz que le deja prácticamente fuera de combate. Se queda en duermevela, preso de la abulia soporífera, sin adrenalina.

Y entonces suena el Tour. Y se oye el tono monocorde de un locutor –que acompaña a Pedro Delgado en los cometarios- metiéndose en el cerebro hasta producir el efecto de un somnífero para elefantes. Este hombre se haría rico grabando ripios para las gentes que padecen de insomnio. Realmente su verbo te va derrotando en el sofá, acunándote, empujándote a una ensoñación casi de placenta. De vez en cuando se abren levemente los ojos. Y cuando se ve al pobre ciclista sufriendo en las pendientes como Sísifo, se cierran de golpe, por si acaso. Vuelta a la inanidad cerebral. Hete aquí que la siesta extiende su imperio por todos los lugares del país. Algunos dicen que es el mejor invento de los españoles. Cela escribió que había que hacerla con pijama y orinal, y que la buena no ha de estar exenta de bramantes ronquidos. En fin, está claro que si la siesta es nuestro mejor invento, mal lo va a seguir teniendo la balanza comercial. Y además, contradiciendo a Cela, digo que la buena es la del sofá, en duermevela, y con el run run de ese locutor embargándote del presente, haciéndote libre con tus propios sueños. Ea.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: