Artículos

Animales

20/03/2005

Imprimir artículo


Nos cuenta Jeremy Rifkin que en la Universidad de Purdue, en USA, han descubierto que los cerdos tienen sentimientos humanos. Los pobres gorrinos sufren, ríen, les encanta el cariño y el juego, se deprimen en pocilgas inhumanas y necesitan estímulos positivos para ser felices, como los niños. Rifkin, uno de los pensadores que más ha estudiado en el empleo y en las costumbres los efectos de las dos revoluciones vigentes –la de la información y la de la biotecnología-, cree que somos unos verdaderos tiranos con los animales. Cree que desde una soberbia tribal injustificable pensamos que todo el objetivo de la creación es nuestro real disfrute de la naturaleza. Y aunque la ciencia nos ha ido descubriendo que no somos el centro del universo, ni de la vida animal, pensamos que la hierba crece para adornar nuestros jardines y que los mares se mueven exclusivamente para que nuestros ojos puedan extasiarse ante una inmensa belleza.

Nuestra osadía se tipifica en que muchos piensen –y casi todos deseemos- que existimos al margen de la cadena evolutiva de la tierra, que estamos hechos de una materia diferente, seguramente forjada en la herrería sideral de un dios que nos hizo a su imagen y semejanza. Pero resulta, ¡ay!, que la crueldad de la ciencia no deja de bajarnos del pedestal. El primate que mira de frente, como decían los griegos al humano, lleva dentro el virus del deseo de conocimiento. Y éste, cada vez más, nos clava en la tierra como cualquiera de las raíces que nacen de ella siguiendo el dictado de la naturaleza. Y así, resulta que las ratas tienen emociones idénticas a las nuestras –también liberan dopamina-; que los elefantes velan a sus muertos; que existen gorilas con coeficientes de 95 –ya lo quisieran algunos- y que los cerdos, los pobres cerdos, disfrutan con sus juguetes, sienten tensión, afecto, emoción, e incluso amor.

Quizá, en el futuro, una sociedad más humana que la nuestra contemplará en sus normas los derechos de los animales. Porque si Dios existe, y es sólo bondad, como dicen, hubo de irradiarla igualmente a todo ser vivo. Quizá más a los cerdos, por aquello de que los últimos serán los primeros.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: