Artículos

Noche sin nubes

07/03/2005

Imprimir artículo

Dicen en la Nasa que mañana se podrá ir a los confines de la galaxia con la misma facilidad que ahora se viaja de un lugar a otro de la tierra. Y así, vemos en la tele cómo nuestra especie asienta robots en planetas de fuego y en lunas de viento. Y yo, cuando presiento a nuestros sucesores con la escafandra descubriendo territorios ignotos, entiendo que el privilegio de la inteligencia nos vuelve dioses infantiles. O quizá peor, animales heridos de soberbia que descubren su poder entre lo inmenso.

Pero el caso es que me encantan los programas sobre el espacio. Porque si la inmensidad descubre nuestra pequeñez también enseña nuestra grandeza. Grandeza paradójica, claro. Aquí somos capaces de la mayor vileza y de la mayor generosidad: ser, al cabo, Teresa de Calcuta o Hitler. Y por supuesto, llevamos dentro también la contradicción del movimiento. Deseamos ser sedentarios pero un extraño virus de locura nos hace mirar más allá de las nubes. Por eso, en esta noche, tan fría que se me vuelve enemiga, agradezco al invierno que haya quitado el telón porque puedo mirar el techo diáfano y luminoso del espacio. Así puedo sentir cómo se me calma la existencia mientras veo la explosión de los secretos de la vida en una noche de invierno con cielo despejado.

Dicen que desde las lunas de Júpiter se ven los paisajes más hermosos de la galaxia. Dicen que desde Marte la tierra es tan azul como los ojos de Nicole Kidman. Dicen que en Mercurio se tocan los cabellos del sol y que desde la Luna el universo es todavía más diáfano que visto desde el Valle de Alcudia. Y dicen que si se mira desde dentro es fácil escuchar los latidos de un corazón interminable. Pero después, cuando quito los ojos del espacio, parece que despierto de un sueño. He aquí la realidad: Sancho Panza entre los vientos del invierno lanzando sus dictados. Pero en la retina me queda la ficción vibrante de las estrellas: una quijotesca eternidad, despertándose, en la lejanía.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: