Artículos

Sombras de grandeza

12/01/2005

Imprimir artículo


Soy de los que piensa que ha bajado la estatura de nuestros políticos. Y no me refiero a los centímetros, por supuesto, porque Pujol, que es casi un enano, mide más en altura política que su sucesor. Éste, llamándose Mas, es bastante menos que él. La calidad argumental, el sentido de estado, la hondura de análisis, la inteligencia estratégica, la disposición al pacto o la capacidad de liderazgo son talentos que tenían bastantes del pasado, y que ahora, por mucho que uno se esfuerza en encontrarlos andan más perdidos que los papeles de Salamanca. Y esto se demuestra, lógicamente, con las pertinentes comparaciones. Si miramos al PSOE, por ejemplo, no hay que esforzarse mucho en llegar a la conclusión de que Zapatero es una especie de González menor. El leones es émulo en gestos y pábulos, pero le falta el maquiavelismo, la ironía, la garra y la mala leche del otro, condimentos necesarios para domar a la fiera salvaje del Estado.

De Zapatero se dice que tiene talante, pero queda por ver si tiene talento. González andaba romo de lo primero pero sudaba manantiales de lo segundo. Y si pasamos a los anversos cañeros del líder, a los que manejan el partido, mi argumento se desmanda de gozo. Comparar a José Blanco con Guerra es como comparar a Mr. Bean con los Hermanos Marx. Blanco siempre quiere demostrar mucha energía para tapar sus carencias, y Guerra, con una sola frase, lanzaba una bomba atómica al enemigo. Y ya, si miramos en la derecha, o en los comunistas, o en los nacionalistas vascos, es para exiliarse o pedir que nuestra clase política la comiencen de nuevo para ver si así la hacen con alguna grandeza. Realmente, no sé a quién comparar con Zaplana y Acebes. Con cualquiera que lo hiciera serían ellos los que tendrían que exiliarse. Uno es más soberbio que un divo de Holliwood y el otro más atolondrado que una mosca en otoño. Este par hacen que se eche de menos a Arenas, quien tenía más de cal que de su apellido.

En fin, el hecho es que con este equipo tenemos que jugar el partido. Ibarreche y Carod se frotan las manos. Tampoco es que sean eminencias, pero como tienen enfrente a tales genios, pues corren el riesgo de que casi todo les salga bien. Si al otro lado estuviesen González, Pujol, Roca, Ardanza, Fraga, Suárez u otros, no tendríamos que acostarnos con la desazón de no saber adónde nos levantaremos. Me da la sensación que todo es por ausencia de grandeza, postura política que se demuestra en las grandes ocasiones. Los anteriores, los citados, ya la demostraron en la transición. Ahora les toca a estos ser dignos hijos de sus padres. Pero igual les da pereza. Ea.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: