Artículos

Entrevista a Luis Arroyo, Rector de la Universidad de Castilla La-Mancha

29/03/1999

Imprimir artículo

ENTREVISTA AL RECTOR LUIS ARROYO: HOY DÍA NUESTRA UNIVERSIDAD SE SITÚA EN EL PUNTO CENTRAL DE CUALQUIER INICIATIVA DE INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO.

Un inmenso y solemne despacho lleno de recuerdos taurinos y cinegéticos, fotografías del rey, del presidente Bono, del pausado y genial Saramago. Una amplia mesa llena de carpetones que yacen ordenados, libros invictos que esperan contener en sus páginas el sol que penetra por los amplios ventanales. Luis Arroyo todavía no está presente y curioseo un poco por la estantería de madera lacrada. Allí están los grandes tomos de derecho, las enciclopedias jurídicas ordenadas, dejando mínimos espacios que se llenan con recuerdos de viaje. El sol da en el lomo dorado de los libros y repele una luz de metálica presencia. El rector llega con las prisas en el rostro, envuelto en la urgencia de una mañana ajetreada. Me saluda con presteza y nos sentamos en el sofá de cuero que reina al fondo despacho. Enciende un puro gigantesco que nos acompañará durante toda la entrevista. Cuando ya el casete desprende su ruido silencioso, le pongo en antecedentes. La conversación versará sobre el árido tema de la investigación y el desarrollo, y dará poco pie a florituras literarias que hagan más llevaderos los tecnicismos y anglicismos inevitables en este tipo de entrevistas. No importa, me dice acomodado frente al ventanal, procuraré responderte de manera ilustrativa. Luego me he dado cuenta, al finalizar la entrevista, de que Luis Arroyo es poco dado a teorizar, que gusta de ilustrar sus afirmaciones con hechos concretos. Entro de lleno en el tema:

Manuel Juliá: Como sabes, hoy día la capacidad de investigación tecnológica es un indice fundamental que mide el nivel de desarrollo de los pueblos, y no puede decirse que en Castilla La-Mancha estemos a la cabeza, sino todo lo contrario. ¿Cuales crees que son las razones?

Luis Arroyo: Es una razón básicamente histórica. En nuestra región, desgraciadamente, no se produce el despegue industrial que se realiza en otras zonas en la década de los sesenta. El primer parque empresarial que se crea es el de Albacete, y esto sucede muy pasados los setenta. Salvo algunos hechos aislados, prácticamente la totalidad de la región permanece ajena al desarrollo industrial. Y no es hasta la transición cuando se comienzan a establecer diversas estrategias de desarrollo encauzadas a través de la industria.
En segundo lugar, la universidad ha nacido tarde, aunque haya nacido en un momento oportuno, en una época como ésta en la cual la materia prima que impera es el conocimiento. Por eso es tan importante que Castilla La-Mancha tenga universidad, para recuperar al máximo el tiempo perdido. La universidad es un elemento fundamental del desarrollo, no olvidemos que hoy día un porcentaje relevante de las iniciativas empresariales está ligado al conocimiento cualificado, a la informática, a la ingeniería, a las telecomunicaciones. Y aquí nuestra universidad representa un factor de colaboración con el crecimiento y el desarrollo regional muy relevante, sobre todo en dos frentes, en el de la formación a pie de obra, y en el del volumen de recursos universitarios que significa el profesorado, el cual estamos volcando en la investigación aplicada al desarrollo empresarial.
La nuestra se puede decir que es una batalla contra la historia, una batalla que estamos ganando poco a poco.

El humo del cigarro rabelesiano que el Rector va consumiendo, nos deja un aroma sureño de calma. Es por la mañana, apenas se oyen ruidos de fuera y el sol sigue deslavazando el humo en pequeñas virutas movedizas. Me dispongo a realizar la siguiente pregunta, pero Luis Arroyo no me deja, porque siente la necesidad de desgranar aun más la pregunta anterior:

L. A.: Ciertamente existen en nuestra región empresas grandes que no necesitan de la universidad, porque tienen tecnología, pero aun así éstas también demandan nuestros servicios. El resto de las empresas necesitan tecnología, innovación, y nosotros a algunas se la podemos ofrecer directamente. Pero no somos egocentristas en esto, ya que cuando no disponemos de esa tecnología, ayudamos a las empresas a que puedan encontrarla en otro lugar, con nuestra ayuda. Precisamente tenemos una oficina de relaciones con la empresa y de transferencia de resultados, la OTRI, que resuelve estos problemas, que busca la mejor solución tecnológica en cualquier otra universidad o en cualquier otro organismo.

M. J.: ¿Que nivel de prioridad tiene la investigación y el desarrollo en la Universidad de Castilla La-Mancha?

L. A.: Para mi es tan importante en una universidad el número de estudiantes como la capacidad de desarrollar procesos de investigación. Me gustaría demostrar esta afirmación con algunos ejemplos. Veamos. La industria cuchillera de la región, centrada en Albacete y parte de Ciudad Real, merced a la colaboración entre la Universidad, la Comunidad Autónoma y los empresarios, dispone desde hace tres años de un instrumento de control de calidad, el Laboratorio de Análisis de los Aceros o el Instituto de la Cuchillería. También participamos, en estos momentos, en las tres o cuatro iniciativas vitivinícolas más innovadoras de la región. Trabajamos para mejorar diversos aspectos del proceso productivo de la vid, el cultivo, los sistemas de riego, los controles de calidad, los controles de producción.
Existe otro ejemplo que suelo exponer con inmenso cariño, el de la berenjena. Respecto a este producto de difícil almacenaje, nosotros, la universidad, hemos conseguido la tecnología necesaria para congelar toneladas de berenjenas, en un programa de dos años. Podría ponerte más ejemplos, pero quiero centrarme en uno muy ilustrativo de la importancia que damos a la I+D. Mira, recientemente fui invitado a cenar en el Teatro Real. Allí me encontré con más de cien responsables informáticos de todas las administraciones sitas en Madrid. Resultó que yo no era, en aquella cena, un invitado más; era el rector de dos profesores que habían desarrollado un proceso informático de mantenimiento de sistemas de gestión que ahorrará bastantes recursos financieros a la multinacional que organizaba tal acto. Son dos profesores de la universidad de Castilla La-Mancha. Hoy día nuestra Universidad se sitúa en el punto central de cualquier iniciativa de investigación y desarrollo.

La cinta del casete chirría como avisando de que está próxima a cesar en su monótono camino. La cambio, y Luis Arroyo aprovecha el interludio para ir junto a su mesa. Realiza algunas llamadas pendientes. Se está preparando algún acto importante que no puedo detectar y el rector quiere atar hasta el último detalle. Con el casete ya predispuesto, espero a que Luis Arroyo vuelva a su extenso púlpito de cuero, meditada ya la siguiente pregunta, que no puede ser otra diferente a la que hago:

M.J. : ¿Tiene nuestro empresariado, sobre todo el que representa a la Pyme, que es la empresa imperante en la región, conciencia real de la importancia presente y futura de la investigación y el desarrollo tecnológico? ¿A pesar del esfuerzo de la universidad, no corremos el riesgo de quedarnos en el pelotón de los torpes por falta de motivación empresarial?

L. A.: Es cierto que nuestras Pymes tienen una falta de tradición en la realización de estas actividades. Ese es un factor que juega negativamente, por supuesto. Sin embargo, yo creo que existe una manera convincente de abordar esta situación. No es otra que ejemplarizar a nuestras empresas con realidades tangibles. Que vean y comprueben la rentabilidad de estos procesos tecnológicos. El empresario, sólo viendo la realidad, se convence de la misma. Los empresarios son tomistas, pero no en el sentido teológico o metafísico, sino desde la perspectiva de que sólo creen en aquello que palpan.
Por esa razón, creo que algunos de los ejemplos que he citado antes no sólo tendrán efectos beneficiosos para los sectores implicados, sino también para el sector productivo en general, por su efecto demostrativo, como digo. Además, la propia predisposición de la universidad a colaborar con todos los sectores favorece la mejora de esa concienciación que echamos de menos. Nuestra universidad es muy plural. Y te voy a poner algunos ejemplos. La iniciativa del aeropuerto de Ciudad Real se ha dirigido a nosotros para hacer los estudios de aproximación, la organización del territorio entre Ciudad Real y Puertollano. También se ha dirigido a nosotros el grupo empresarial del parque temático, para hacer los estudios de impacto ambiental.
Con esto quiero decir que cuanto más se profundice en la relación universidad empresa, mayor será el efecto demostrativo de las soluciones tecnológicas, y más aumentará la concienciación general empresarial sobre estos procesos.

M. J.: Respecto del mundo empresarial, creo que la exposición ha quedado suficientemente clara. Pero, ¿participa la universidad, desde la perspectiva de la I+D, en los distintos procesos del desarrollo local que se están realizando en la provincia?

L. A.: Creo que cada cual tiene que cumplir su papel en el proceso. El de la universidad, respecto del desarrollo local, es el de colaborar si así se lo demandan. De hecho, nosotros participamos en todos los programas Leader de la región. Incluso, recientemente, hemos abordado una iniciativa que tiene que ver mucho con el desarrollo rural, el Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos. Creo que la creación de este organismo es de una importancia capital. Cualquier persona bien informada sabe que la renta cinegética bruta de la región es la tercera en orden de importancia, después del vino y el cereal. En una zona como la nuestra, básicamente rural, el hecho de que la universidad cree una institución de desarrollo tecnológico, control de la calidad y corrección de la producción en el subsector cinegético contribuye, de una manera importantísima, a consolidar uno de los principios fundamentales del desarrollo local y rural, cual es el de mejorar la competitividad de los recursos propios de la zona.

La entrevista, y el habano derruído, se van acercando a su fin. El conductor espera pacientemente en el umbral del despacho, pues mediada las doce espera la autovía de Madrid y un largo camino hasta Oviedo. Sin embargo, en la evidencia de la extensión de las respuestas, resumidas por el imperio del espacio, intuyo que Luis Arroyo se encuentra a gusto hablando de estos temas. Apenas ha mirado el reloj. Apenas ha hecho más que anunciarme en el principio su inminente viaje. Podríamos haber estado hablando horas y horas. Pero el espacio medido de la prensa, y la magnanimidad hacia el lector no especializado, me llevan hacia la última pregunta:

M.J.: Es la nuestra una de las universidades más jóvenes de España. Es evidente que cualquier institución educativa necesita solidificarse en el tiempo. Sin embargo, cualquier espectador objetivo no puede dejar de reconocer que ha tenido un intenso crecimiento desde múltiples perspectivas. En el campo de la I+D me gustaría que para finalizar dijeras cuáles son los tres objetivos fundamentales de cara al futuro.

L.A.: En primer lugar la informática, en la medida en que todas las iniciativas empresariales necesitan apoyo de la informática y las telecomunicaciones, así como las que vienen de fuera son de éste subsector. En segundo lugar, aunque sin ánimo jerárquico, todo lo que llamamos tecnología de los alimentos y transformación industrial de productos agrarios, porque todavía está lejos nuestro sector agroalimentario de generar idéntico valor añadido que la media comunitaria. El aceite es un ejemplo. Seguimos siendo una gran zona productora de aceite a granel, entre otras razones, porque no tenemos organizado un sistema de cata que permita que la venta a granel sea posible con un debate sobre calidad. Y en tercer lugar, aunque insisto en que el orden no es jerárquico, el medio ambiente, en toda su dimensión, desde los aspectos conservacionistas a los aspectos productivos. No podemos olvidar que tenemos unos parques naturales de primer nivel, espacios de ocio, y el ocio es una de nuestras principales potencialidades de desarrollo.
Te he dicho tres áreas de trabajo desde la perspectiva reducionista que has planteado, aunque, lógicamente, en esos tres ejes de actuación no se agotan nuestras actividades de investigación y desarrollo, existen bastantes áreas más en las que seguiremos trabajando. Pero de esas hablaremos en otra entrevista.

Luis Arroyo se levanta rápidamente. Con la afabilidad habitual se despide, no sin antes regalarme un libro de los Académicos de la Argamasilla, el cual leeré quizá como contrapunto a la sombra densa de los tecnicismos tecnológicos, que durante un momento, se han apoderado de mi débil cerebro. Yo le regalo un libro de poemas, producto del insomnio de la umbría otoñal, que queda más allá del invierno en esta mañana soleada de marzo. En ningún sitio está escrito que tecnología y poesía estén reñidas como el agua y el aceite. ¿O quizá sí?

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: