Artículos

El inmutable

01/12/2004

Imprimir artículo

Estuve toda la tarde escuchando a Aznar. Fue, en todo caso, una manera de rememorar sus discursos presidenciales, pues Aznar habló en algunos momentos como si todavía fuese presidente del gobierno. Algunos interrogadores, quizá más por torpeza que por ironía, incluso le trataban de presidente dando la sensación de que hurgaban en la herida porque querían desalojarlo del poder. Y es que dicen que cuando un político se va queda una inercia suya en el ambiente, un aire plagado de sus frases que tarda bastante tiempo en desaparecer. En el caso de algunos políticos ese aire dura años. En el de otros, meses o días. González tardó más de un lustro en quitar su sudor del mobiliario de los órganos de poder del PSOE. Pero el aire de Aznar está todavía vigente. Cuando se ve a Rajoy se tiene la sensación de que no habla el jefe de la derecha en España. Aznar, con sus dos victorias electorales, su traza de tipo duro y sus simplezas cerebrales, se hizo líder emblemático y social de los conservadores, que es más que ser el líder orgánico. Rajoy es jefe de una derecha en la que manda, obviamente, quien le puso de jefe. Por eso, y aunque hace todo lo posible para parecer autónomo, se le presiente un estigma subsidiario, se le ve con cara de delegado que se pregunta sobre el plazo de sus competencias.

Por tanto, antier, la derecha recuperó con Aznar el talante y los discursos del poder. Recuperó los argumentos apelmazados de un líder que se faja como Frazier, que aguanta los golpes impertérrito, que oculta sus emociones y se queda mirando sin miedo al objetivo esperando el momento de lanzar un derechazo. Y Aznar lanzó algunos que otros. Teniendo en cuenta que el oponente socialista, un remilgado Cuesta pobre en argumentos y rico en poses lingüísticas, no era Cassius Clay, pudo incluso haberse ensañado con ese interrogador que parecía ir de duro y se quedó dando saltitos hasta parecer que estaba bailando en el Lago de los cisnes.

Llamazares y Jordi Jané fueron, a mi parecer, los que más pericia demostraron en la labor de arrinconar al inmutable ex-presidente. Sobre todo porque dieron sus golpes en la zona más débil, la de la forma y manera –un poco al estilo cow-boy- en que Aznar nos llevó a una guerra estratégicamente errónea que ha dejado el asunto peor de lo que estaba. La verdadera debilidad de Aznar no es su gestión de los días posteriores al 11-M, sino esa foto de las Azores que inauguraba, en contra de todo un país, una agresiva política exterior. Ese fue el error fundamental. Lo otro, quizá sólo chapuza, descoordinación, dejadez, corporativismo… En fin, lo de siempre.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: