Artículos

Osos en la bruma

18/10/2004

Imprimir artículo


Dicen del oso que cuanto más feo más hermoso. También lo dicen del hombre, aunque no lo creo, ya que este aserto va en contra de los modernos conceptos estéticos del tipo metrosexual. Beckhan es más guapo que los osos, aunque estoy seguro de que si al inglés le pegaran cuatro tiros y lo despanzurraran en la hierba como una pieza, sería cualquier cosa menos hermoso. Con cuatro tiros en la cabeza y tirado en el suelo como una alfombra nadie es hermoso. Echando sangre por la nariz y mordiendo la tierra mientras quizá queme todavía el calor de las balas nadie está presentable. Ni los osos, que al decir popular, con la fealdad resaltan la belleza. Ni aunque los tiros citados te los pegue el mismísimo rey de España quien, por otra parte, es el más simpático y cachondo de los palacios. Ahora bien, visto como tiene de flojo el gatillo habrá que preguntarse si nuestro campechano rey dispara más que sonríe o sonríe más que dispara. Aunque, quizá, lo que ocurre es que sonríe y dispara al unísono y por eso los nueve osos tumbados en el barro no tenían la misma cara de agonía que el resto de las piezas. Y es que a uno no lo mata un rey todos los días. Así debió pensar también el lobo abatido. Sabría de protocolo y por eso tenía la muerte risueña, reverenciosa.

Y es que hay que ver que rey más valiente tenemos. Mientras la plebe mata pobres conejos y perdices él masacra osos y lobos, se enfrenta a las feroces fieras sólo con un fusil y un montón de ayudantes y secretarios quienes pudiendo matarlas y decir luego que lo hizo él solamente se las ponen a huevo con la carnaza podrida. Al final, lo que cuenta es quien dispara y cuántas piezas que abate. Es como lo de las carambolas de su antecesor. Para la historia sólo ha quedado que hacía muchas, no que algún lacayo preparaba las jugadas. Pues eso, que entre otras proezas normalmente ligadas al gatillo, nuestro rey pasará a la historia como “mataosos”. Nueve se ventiló el monarca en un día. Debía tener el gatillo flojo. Además, una osa estaba embarazada, por lo que serían diez según cuentas de algunos perspicaces cortesanos. Menudo mérito real. Es como para que nos sintamos orgullosos. Sobre todo porque eran especies protegidas, cuestión que dificulta más la tarea –tiene uno que andar poniendo centinelas- y tiene, obviamente, más mérito al ser ilegal y que además quien cometa la ilegalidad sea nada más y nada menos que un rey, y además simpático. Sí, y es que este rey nuestro lo mismo mata a un oso besa que besa a un niño. Por eso es tan paternal y bueno como dicen los escolares en los cuentos de los concursos literarios. Y además, si mata osos y lobos protegidos habrá que perdonárselo. Porque es el rey. Porque es muy bueno, muy guapo, muy listo y muy ecologista. Ea.

Últimas publicaciones

EL SUEÑO DE LA VIDA

EL SUEÑO DE LA VIDA

PERSISTENCIA. En cualquier rincón de cualquier lugar del tiempola oscuridad busca mi nombre,y tiene un juego de recuerdos que busca mi nombre,los días se pierden por los pasillos renacidos como olaso poemas subidos al lomo de los pájaros,las adelfas y ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 878-84-9002-055-5

EL SUEÑO DEL AMOR

EL SUEÑO DEL AMOR

V. Cuando me abrazas todo es sereno en mi cabeza doliday la angustia se cae de la almohadaal recipiente donde hierve la luz de la ropa sucia,. cuando me abrazas se pierden los voraces pensamientosy siento que estoy tan dentro de ti amor que te consumo...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 789-84-9002-035-7

EL SUEÑO DE LA MUERTE

EL SUEÑO DE LA MUERTE

FINAL. Si me pides el corazón, te lo daré entero. Si me pides los recuerdos los escribiré y los pondré encima de una bandeja con su silencio cortado, para entregártelos y que luego puedas hacer con ellos los que quieras, imaginarlos dentro de ti por ...

[Ediciones Hiperión, S.L.]
ISBN: 978-84-9002-011-1

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

DIOSES DE FUEGO Y AIRE

Dioses de fuego y aire es un libro para los que aman el fútbol, y también para los que aman la literatura. Un libro para gozar de historias, sensaciones, pasiones y nostalgias que, transformadas en palabras, nos demuestran el enorme valor social del f...

[Editorial Eneida]
ISBN: 978-84--15458-23-4

Si desea recibir información de esta página: